Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

En ascenso producciones de la fábrica La Conchita

Esta industria pinareña continúa suministrando diversos surtidos de reconocida calidad y alta demanda al mercado nacional

Casi 2 400 toneladas ha procesado la fábrica de conservas y vegetales La Conchita durante las jornadas transcurridas del actual año. La entidad pinareña sobresale asimismo por la significativa eficiencia industrial y el aporte de sus innovadores y racionalizadores a fin de evitar las interrupciones productivas.

Estas elaboraciones abarcan las conservas de frutas, vegetales y salsas; se suman otras como vinagre,  vino seco, comino y conformados saborizados, las cuales elevan a más de 60 los surtidos que allí se preparan y tienen como destino las cadenas del turismo, la gastronomía y la red de mercados de la provincia y de otros territorios, entre ellas La Habana y Matanzas.

Asumen, además, las ventas online a PescaCaribe, Palco, Suchel y otras entidades constructoras y de servicios de la Zona Especial de Desarrollo Mariel, comentó Jesús González Arronte, jefe de producción de la empresa vueltabajera.

Entre sus prioridades están la exportación en frontera y, en particular, hacia el continente europeo, mercado para el que privilegian las conservas de frutas, cremas de guayaba y mango, las salsas mayonesa y aderezos. Igualmente se enfatiza en la sustitución de importaciones y la diversificación de los rubros productivos, a los que incorporaron el maíz dulce en grano, maíz en mazorca, tamal, frijoles negros, cebollas  y pepino en vinagre, pepino en rodaja y pimiento en tiras, por solo citar algunas.

La campaña de vegetales, particularmente la de tomate, acapara los quehaceres de los dos turnos de trabajo con el propósito de no detener las fabricaciones. Solo de tomate prevén procesar unas  7 600 toneladas, permitiéndole la obtención de la materia prima de la cual dependen disímiles surtidos.

Ante las prioridades económicas nacionales en La Conchita, se  incursionan  en nuevos surtidos y rescatan otros como el casco de guayaba, la mermelada gelificada, habichuela y  remolacha. Todos con halagüeña aceptación y demanda en el país y en el exterior.

González Arronte destacó las exigencias en los controles de calidad, el cumplimiento de los programas de mantenimientos productivos.