Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Hab.Ama, proyecto Cuba-Italia para impulsar agricultura habanera

La iniciativa, que cuenta con 5,4 millones de euros aportados por el gobierno de Italia, contribuirá a la estrategia nacional de autoabastecimiento y al desarrollo local en cinco municipios de la periferia capitalina

En 15 municipios La Habana tiene 2,1 millones de habitantes, el 20 % de la población cubana y dispone de apenas el 0,4 % de la superficie cultivable del país. La demanda de alimentos crece y las producciones del campo no la satisfacen.

Contribuir a aumentar la obtención de alimentos nutritivos, sanos y de calidad para cubrir la demanda de la población capitalina y acceder a mercados que contribuyan con el desarrollo local, persigue el proyecto Autoabastecimiento Alimentario  y Desarrollo de Iniciativas Económicas Sostenibles en La Habana (Hab.Ama).

Firmado entre el Ministerio de la Agricultura (Minag) y la Agencia Italiana de Cooperación para el Desarrollo (AICS), con la mediación del Ministerio de Comercio Exterior (Mincex), Hab.Ama persigue la implementación de una estrategia económicamente sostenible y resiliente en La Habana. Para eso deberán ejecutar, durante 36 meses, los 5 400 000 euros aportados por el gobierno de Italia.

Con el Grupo Empresarial Agrícola (GEA), como máximo responsable de la implementación, de conjunto con la AICS, la iniciativa será ejecutada por el Instituto de Investigaciones en Fruticultura Tropical, con el acompañamiento del Instituto de Investigaciones para la Industria Alimentaria, con el propósito específico de fortalecer las capacidades locales para el autoabastecimiento alimentario y la creación de nuevas oportunidades económicas mediante la valorización de productos agroalimentarios locales y de valor agregado en cincos municipios seleccionados: Cotorro, Boyeros, La Habana del Este, Guanabacoa y Arroyo Naranjo.

De acuerdo con la directora de la sede de AICS en La Habana, María Rosa Stevan, el programa más relevante ejecutado en Cuba por la cooperación italiana hasta la fecha se propone fortalecer las cadenas productivas agroalimentarias para mejorar las capacidades de producción, procesamiento y comercialización a nivel territorial.

Ydael Jesús Pérez Brito, viceministro primero de la Agricultura, lo consideró un proyecto importante e interesante, enfocado en el desarrollo local y la fuerza de los municipios, combinado con el autoabastecimiento municipal, parte de ese gran Programa de Soberanía Alimentaria y Educación Nutricional. Hab.Ama“viene concretando esos temas, tanto el desarrollo local, al autoabastecimiento, como el conocimiento, la integración con la industria, la conservación, la calidad, la inocuidad, el origen y cierra el ciclo, para buscar también la exportación, con el objetivo de obtener moneda libremente convertible para sostener el proyecto”.

Aprendizaje y retos

Según explicó a Opciones Guillermo Almenares Garlobo, director del Instituto de Investigaciones en Fruticultura Tropical, fue una experiencia positiva: se formuló en tiempo récord, a partir de la definición del financiamiento y de las indicaciones de los ministerios de la Agricultura y de Comercio Exterior.

El Instituto se dio a la tarea de formular, de conjunto con la AICS, una hoja de ruta que permitió avanzar de forma paralela por los canales de aprobación cubano e italiano.

“Es un proyecto interesante, con un financiamiento de magnitud para el desarrollo de la agricultura en La Habana”, dijo y agregó que “es un grano de arena en ese camino que tenemos que construir para seguir buscando la autosuficiencia alimentaria en la capital cubana, por lo que se trabajará en tres cadenas básicas: hortalizas y vegetales, frutales y ganado menor”; no solo con intervenciones en las unidades productivas de los municipios seleccionados, sino también en el desarrollo de diagnósticos y metodologías de trabajo.

Por otra parte, consideró Almenares Garlobo, además de fortalecer todo el tema productivo, de capacitación y de equidad de género, tiene un último resultado que rompe la dinámica de otros proyectos: “Hab.Ama trata de buscar asociación con empresas italianas para la posible exportación de productos desde La Habana, lo que responde a la estrategia del país de incrementar las exportaciones agrícolas y que apostaría a la sostenibilidad, una vez terminado el proyecto.

 “Si logramos que este resultado de concatenar productos de calidad que, además de abastecer a la población, puedan  suministrar al mercado italiano,  en alguna medida se estaría tributando y cerrando el círculo de la sostenibilidad”.

Para Esmeregildo Martínez Games, delegado de la agricultura en la Habana, ante este proyecto, el sector agropecuario de la capital tiene como retos seguir buscando eficiencia en el uso de la tierra disponible, producir más para el pueblo,  aportar más tecnología, preparar mejor al capital humano, fortalecer la cadena de valor como parte del proceso agroproductivo y buscar más inocuidad de los alimentos.

Julio Martínez Roque, coordinador de programas del Gobierno en La Habana, destacó que “es el proyecto más grande que tiene hoy la ciudad 5, 4 millones de euros en función de la agricultura, para buscar el autoabastecimiento municipal y la capital lo agradece”.

¿Qué traerá HAB.AMA?

De acuerdo con Carlos Lopetegui, director nacional del proyecto, entre los indicadores que se esperan alcanzar con esta iniciativa se encuentran el incremento del 10 % de las producciones locales de hortalizas y frutas, el 5 % de ganado menor (ovino-caprino y cunícola)  y un crecimiento de alimentos con valor agregado para satisfacer la demanda de mercados en moneda libremente convertible (MLC).

Para eso, explicó el proyecto prevé acciones como diagnósticos locales y la actualización de los Programas de Autoabastecimiento Municipal (PAM) en las localidades beneficiarias; el desarrollo de capacidades productivas de las cadenas de valor de las hortalizas, los frutales y el ganado menor; y el suministro de equipamientos e insumos para la producción, procesamiento y conservación de alimentos sanos y diversificados.

A su vez,  proyecta promover hábitos de consumo saludables, incorporar el enfoque de Sistemas Agroalimentarios Sostenibles, Resilientes y con Equidad (Sasre); mejorar la capacidad de comercialización de las cooperativas en sus puntos de venta y entidades estatales, desarrollar capacidades, fortaleciendo las cadenas de valor con atención a brechas de género y generacional y la incorporación de prácticas sostenibles y resilientes.

Se agrega lo que a juicio de las partes resulta muy novedoso y adecuado a la estrategia de desarrollo: identificar oportunidades de inserción en mercados en MLC y creación de un portafolio de productos agroalimentarios para mercados italianos.

Autoabastecimiento Alimentario Municipal

Esta categoría define la capacidad de un municipio de garantizar la demanda de alimentos para la población, los animales y el resto de los destinos, en la cantidad requerida, con la calidad e inocuidad adecuadas.

Con una visión estratégica, permitiría generar acciones a corto, mediano y largo plazos, con la participación de todos los actores del territorio: productores individuales, cooperativas, empresas agropecuarias y delegaciones municipales de la agricultura, en función de lograr el desarrollo de una economía sólida sobre bases agroecológicas.

Examina las características edafoclimáticas y demográficas locales, integrando todas las facetas de la vida del municipio, incluyendo las tradiciones de la cultura agraria y alimentaria de la población, todo esto articulando el contexto local con los ámbitos provincial y nacional.