Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

La eficiencia como premisa para la gestión hidráulica

El Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH) perfila estrategias en función de aportar a la implementación  de la Tarea Ordenamiento

Lograr más eficiencia en el sistema empresarial a partir de mejorar la calidad de los servicios, proseguir el estudio de todas las infraestructuras para incidir en su mantenimiento y mejoras en función de evitar el derroche de agua, minimizar los daños ambientales y tributar ahorros para la economía; así como la eliminación en el máximo posible del tiro de agua en pipas,  resultan las proyecciones de trabajo que como parte de la Tarea Ordenamiento proyecta para 2021 del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH).

Así lo expresó en conferencia de prensa el presidente de ese organismo, Antonio Rodríguez Rodríguez. Agregó que por la vía de las inversiones y los mantenimientos se procurará solucionar el último problema aludido, de modo que se gasten menos recursos y combustible.

Asimismo, mencionó que al cierre de 2020 se había dado cumplimiento al 99 % de los planteamientos de la economía y se enrumban para saldar los pendientes. “El plan de inversiones también se cumplió, así como el de mantenimiento, tanto en términos físicos y en valores”, destacó Rodríguez Rodríguez.

Si bien el país transita por un complejo contexto económico y financiero, continúa priorizando la actividad de desarrollo hidráulico, remarcó; eso se refleja en el hecho de que el plan de inversiones del presente año es mayor que el de 2020.

Sobre las tarifas del agua

Por su parte Vladimir Matos Moya, vicepresidente primero del INRH, se refirió a las nuevas tarifas para el pago de los servicios hidráulicos. En ese sentido expuso que estas aún se encuentran en procesos de actualización y ajustes para el sector doméstico, productivo y las entidades presupuestadas.  

Explicó que las mismas parten del principio básico de establecer un límite máximo a cobrar; al tiempo que, en tanto es el acceso al agua un derecho de los ciudadanos, se protegerá a todos.

En el caso del sector doméstico aludió a que hay dos categorías: las viviendas  metradas y las no metradas (pagarán una tarifa fija por metro cubico de agua por habitante, antes era de 1 peso y ahora serán 7; la cifra lleva implícita el 30 % del alcantarillado).

Sobre el consumo metrado, que abarca apenas el 25 % de los usuarios, acotó que el precio es progresivo y no lineal en la medida en que el consumo comienza a crecer injustificadamente.

“Está demostrado –dijo- que aplicar el metraje conlleva mayor ahorro y más calidad en los servicios de abasto”.

En cuanto a los edificios multifamiliares donde no es posible colocar hidrómetros en cada apartamento se decidió también aplicar las tarifas de las viviendas no metradas, precisó Matos Moya.  

En cuanto al sector productivo (aquí se incluyen los trabajadores por cuenta propia) y las entidades presupuestadas, la misma estimula el ahorro sobre la base de disminuir los precios, especificó.

Se trata –indicó- de estimular a quienes utilicen niveles de agua por debajo de la norma establecida para la actividad a la que se dedica.

Comentó igualmente acerca de los precios de los tiros de agua en pipa y sus particularidades, el servicio de recibir agua desalinizada y el de la limpieza y desobstrucción de las fosas.

Mientras, para aquellos usuarios que estén clasificados como personas jurídicas presupuestadas también habrá estímulos para quienes ahorren hasta un 25 % con respecto a la norma; a medida que se incremente el ahorro la bonificación será de un 35 %, indicó el vicepresidente primero del INRH.

Las nuevas tarifas –concluyó- resultan un mecanismo indirecto de regulación del consumo.

Panorama hidrológico cubano

En el encuentro con la prensa trascendió también una actualización sobre el comportamiento de las lluvias y el estado de los embalses al concluir 2020 y durante lo que ha transcurrido de 2021.

Detalló Argelio Fernández Richelme, director de hidrología e hidrogeología del INRH, que al cierre del pasado año el nivel de precipitaciones alcanzó un acumulado nacional de 1496 milímetros (mm), lo cual representa el 112 % de la media histórica para ese período. Mientras, en lo que va de enero la cifra poco significativa: 4,6 mm ó 10 %.

En cuanto a los embalses (existen 242 en el país) indicó que el llenado a nivel nacional ha decrecido, la disminución es de 91,2 millones de  metros cúbicos (hm3); es normal que esto ocurra durante la actual etapa. En total se almacenaban en la Mayor de las Antillas 7186 hm3.  

En cuanto a las aguas subterráneas comentó el especialista que, de las 101 existentes en Cuba, hay 55 en descenso, 32 con comportamiento estable y 14 se encuentran en ascenso.