Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Tabacaleros pinareños persisten en sus empeños

Los tabacaleros pinareños cerraron el año con unas 7 400 hectáreas plantadas, cifra significativa ante tan complejo panorama, en este territorio del occidente cubano

Pese a las dificultades por los daños de los eventos meteorológicos y las limitaciones con algunos insumos y recursos imprescindibles al cultivo, los tabacaleros pinareños cerraron el año con unas 7 400 hectáreas plantadas, cifra significativa ante tan complejo panorama, en este territorio del occidente cubano, el  mayor productor de la solanácea en el país.

Virginio Morales Novo, especialista de la dirección agrícola de Tabacuba, preciso que enero es el mes pico de siembras por lo que se trazaron las estrategias a ejecutar para lo cual disponen de las posturas requeridas, con el fin de completar las 15 800 hectáreas comprometidas en la campaña 2020-2021, tras un reajuste necesario en el plan y el cronograma.

Entre las prioridades en estas jornadas está cumplir con las 300 hectáreas del proyecto Virginia, distribuidas en los municipios de Consolación del Sur y San Luis, ambos pertenecientes al llamado macizo tabacalero.

Esto impone, precisó Morales Novo, mejor organización, mayos eficiencia y uso adecuado de la tracción animal, sin descuidar las atenciones que exige el cultivo en pos de mayores rendimientos ante las necesidades del desarrollo provincial pues a este sector corresponde el 60 % de la economía vueltabajera.

Según los especialistas, tanto las plantaciones en existencia como los semilleros muestran buen estado vegetativo y fitosanitario, así como alto por ciento de supervivencia, favorecidos por los toques que se acometen en las áreas en el momento oportuno.

A criterio del Directivo, el ambiente de trabajo y de disposición es favorable entre los cosecheros, quienes ratifican las disponibilidad de no  renunciar a las cifras acordadas e ir por más siembras ante las condiciones económicas y financieras del país que reclama de mayores ingresos con el fin de emprender otros programas de prioridad.

A la par, se crean las condiciones para las construcciones  y la reparación de los aposentos de cura, en tanto se normaliza el tiro de los recursos forestales imprescindibles y se asegura la fuerza de trabajo indispensable para las disímiles tareas a acometer.

La provincia aporta la alrededor del 65 % de la solanácea producida en el país, y la totalidad de los capotes a la industria del torcido,  y elevados volúmenes de las capas de exportación, según fuentes de la Agricultura.