Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Multilateralismo, cooperación y solidaridad para aspirar al desarrollo

El Presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez intervino de manera virtual en el 38o período de sesiones de la Cepal,  que reúne a representantes de sus 46 países miembros y 14 asociados. Cuba entregó la presidencia pro témpore a Costa Rica. Reconocen papel de la Mayor de las Antillas

“Solo una respuesta articulada entre naciones a todos los niveles, puede ayudarnos a superar las múltiples crisis que enfrentan hoy América Latina y el Caribe”, afirmó el presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, al intervenir de manera virtual en la inauguración del trigésimo octavo período de sesiones de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, Cepal.

Destacó que para lograrlo “es indispensable continuar apostando por un multilateralismo renovado y fortalecido; por la cooperación solidaria y la búsqueda de soluciones concertadas e innovadoras”.

Desde La Habana, el Jefe de Estado subrayó que en los 70 años de labor de esa Comisión en la promoción del desarrollo económico, social y sostenible en América Latina y el Caribe, se advertirá siempre una participación activa de Cuba a favor del multilateralismo, el intercambio de saberes y la cooperación.

Precisamente la Mayor de las Antillas entregó este lunes 27 de octubre la presidencia pro témpore de la Cepal a Costa Rica, luego de dos años de arduo trabajo en los que apostó  por la búsqueda de soluciones concertadas e integrales ante problemas comunes o semejantes; siempre con la premisa de no dejar a nadie atrás.

Aseveró Díaz-Canel que desde la presidencia pro témpore de la Comisión, desde su Comité de Cooperación Sur-Sur y del Foro de los países de América Latina y el Caribe sobre Desarrollo Sostenible, Cuba trabajó intensamente, consciente de los enormes retos que entraña el compromiso de promover la cooperación y el desarrollo sostenible en la región, especialmente con las hermanas naciones del área, en respuesta a la iniciativa de la Cepal de El Caribe Primero.

Explicó que durante su período en la presidencia, alargado unos meses debido a la pandemia de la Covid-19, Cuba se honra de haber acompañado los principales procesos orientados a la implementación de la Agenda 2030 y al fortalecimiento de la cooperación Sur-Sur y Triangular que se desarrollan a nivel regional e internacional, en el interés de ampliar y profundizar los logros y superar las metas.

Exaltó de estos dos años la celebración de la Tercera Reunión del Foro de los países de América Latina y el Caribe sobre Desarrollo Sostenible, en abril de 2019, cuando se presentó el Informe de balance cuatrienal sobre los avances y desafíos de la región en la implementación de la Agenda 2030.

Caracterizó la situación regional al calificar de vergonzoso el nivel de desigualdad económica y social, pues -abundó- las brechas estructurales y sistémicas entre naciones, y a lo interno de cada país, permanecen y se amplían en un contexto internacional complejo y difícil en todos los órdenes: sanitario, económico, financiero, social y medio ambiental.

Puntualizó que la pandemia ha acentuado las limitaciones de nuestros sistemas productivos y ha puesto en evidencia todas sus vulnerabilidades y comentó que la propia Comisión Regional está proyectando para este 2020 una caída del 9,1%, el peor Producto Interno Bruto (PIB) en toda la historia de la región.

En tanto -dijo- el cambio climático continúa fustigando sin piedad a nuestros países, particularmente a los estados insulares, y se estima que hacia 2050, el costo económico de ese fenómeno en la zona represente entre el 1,5 % y el 5 % del PIB regional actual.

El Jefe de Estado, quien estuvo acompañado por el canciller Bruno Rodríguez Parrilla y el ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca Díaz, denunció ante la CEPAL el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto a Cuba por el gobierno de Estados Unidos, el cual se ha recrudecido brutalmente en los dos últimos años, incluso en tiempos de la pandemia.

Ese componente esencial de la política estadounidense de hostilidad contra Cuba busca causar daño a la nación en su conjunto con el ánimo de obtener concesiones políticas y provocar caos, e ilustró con la más reciente medida de ese brutal asedio, un acto de crueldad extrema, de barbarie humana, ya que en breve, la familia cubana será privada de recibir remesas desde la nación donde reside el mayor grupo de sus emigrados.

Precisó Díaz- Canel que el bloqueo califica como un genocidio y es una violación flagrante, masiva y sistemática de los derechos humanos de nuestro pueblo, “pero –reiteró- no nos alejará, ni un milímetro, de nuestros programas de desarrollo”.

El Presidente transmitió el profundo reconocimiento del Estado cubano a la gestión de la Cepal y a su Secretaria Ejecutiva Alicia Bárcena por la dedicación y esfuerzos en función del Desarrollo Sostenible en América Latina y el Caribe. Y –acotó- por su mirada limpia y desprejuiciada a Cuba, acogida en el seno de la Cepal durante su mandato, con un entrañable espíritu de cooperación.

Aportes de Cuba a la Cepal

Durante el foro que por primera vez en la historia de esta dependencia de la ONU se realiza de forma virtual a causa de la crisis sanitaria por la pandemia, el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, destacó el liderazgo de Cuba al frente de la Cepal, durante su presidencia pró tempore que culmina ahora.

“Al frente de esa institución desde 2018, Cuba contribuyó a seguir avanzado en una comunidad comprometida con la igualdad, el desarrollo sostenible y la cooperación”, afirmó Guterres en el trigésimo octavo período de sesiones de la Cepal.

El Secretario General de la ONU hizo un llamado en su intervención a la cooperación y el multilateralismo como una máxima del trabajo de los países y exhortó a la solidaridad entre las naciones como la única tabla de salvación en un mundo pos Covid-19.

Sobre los aportes de la mayor isla de las Antillas comentó también la secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena, quien aseveró que esta ha sido una presidencia excepcional, excelente, que incluyó un contexto tan complejo como el de la actual pandemia, mostrando la capacidad de reacción inmediata que se requiere en momentos como estos.

Subrayó la contribución solidaria y el énfasis de la Isla caribeña en colocar el multilateralismo como herramienta clave para un desarrollo sostenible, con igualdad, así como elogió el liderazgo de Cuba para articular la colaboración solidaria, promover la Cooperación Sur-Sur y Triangular, además de la estrecha relación entre estos y la implementación de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Señaló que Cuba destaca por la persistencia y capacidad en la búsqueda de su propio modelo de desarrollo como nación y citó sus grandes éxitos en la cobertura universal de salud, la educación para todos y sin ir más lejos, son muchos los países de la región que en la pandemia de Covid-19 han recibido la solidaridad y la cooperación del personal de salud cubano.

Agradeció el papel de la Isla antillana en la presidencia de la Cepal durante dos años y cinco meses, valorando la solidaridad y el multilateralismo como premisas.

Bárcenas también pidió encontrar un nuevo equilibrio, además de un mayor grado de rendición de cuentas y protección de los derechos humanos, sobre todo de los más necesitados. Y alertó que la vacuna contra la Covid-19 debe ser un bien universal, capaz de llegar a todos.

“América Latina y el Caribe enfrentan su peor crisis en cien años con enormes efectos. La pandemia ha magnificado los problemas estructurales del modelo de desarrollo en nuestra región: desigualdades entrecruzadas, crecimiento mediocre, baja productividad, deterioro ambiental, entre otras.

“La recuperación posterior a la pandemia debería ser una oportunidad para transformar el modelo de desarrollo en América Latina y el Caribe, al tiempo de fortalecer la democracia, salvaguardar los derechos y mantener la paz, en consonancia con la agenda 2030”, afirmó Bárcena.

Según advirtió, hoy ya se ha desplomado el turismo en más del 50 %, afectando sobre todo a las economías del Caribe, debido a su insularidad, su alto endeudamiento y su fragilidad ante el impacto de los desastres naturales. La caída de la actividad económica será del 9,1 % con una gran contracción comercial de -14.