Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Obrar con integralidad y eficiencia

Continuar avanzando en la implementación de las medidas contenidas en la Estrategia Económico-Social para el impulso al desarrollo del país y el enfrentamiento a la crisis mundial provocada por la Covid-19 resulta premisa fundamental en Cuba

Sobre los incentivos a las exportaciones, otro de los aspectos esenciales concebidos como parte de la Estrategia Económico-Social para el impulso de la economía y el enfrentamiento a la crisis mundial provocada por la Covid-19, explicó el viceprimer ministro y ministro de Economía y Planificación, Alejandro Gil Fernández.

Al respecto precisó que estas son “la fuente genuina de ingresos para la nación” y resaltó que “ya se implementaron mecanismos para que las formas de gestión no estatal puedan exportar a través de entidades estatales”.

Además de que existen las normas jurídicas para ello destacó que ya es una realidad concretada, pues se han realizado ventas al exterior y hay 15 contratos firmados. “Los productores han comenzado a velar por incrementar el valor agregado de sus rubros”, indicó.

Otro elemento que contribuye a impulsar esta actividad es la posibilidad de que quien exporte pueda retener el 80% de la divisa que ingresa y con ese monto adquirir insumos, tanto en el mercado interno mayorista como mediante importación (hay ya 66 contratos de este tipo), para continuar desarrollando su labor.

Asimismo, puntualizó que se aprobaron nuevos estímulos fiscales que favorecen la exportación, ya sea estatal o no. Agregó que el ordenamiento monetario constituirá un acicate favorable para aumentarlas.

Cambios en el sistema empresarial

El titular del MEP también se pronunció acerca de las 15 medidas aprobadas para el perfeccionamiento de la empresa estatal socialista. Entre esas acciones subrayó la flexibilización de utilidades a los trabajadores, “se elimina el límite de hasta cinco salarios medios y su condicionamiento al cumplimiento de los indicadores directivos del plan; esto se aplicará en el 2021 con los resultados del 2020.

“Los trabajadores que se jubilan podrán ser contratados para ocupar igual cargo que el que desempeñaban antes, siempre que sea interés de la entidad, se descentralizan la facultad de creación, fusión y extinción de empresas, así como la aprobación de los objetos sociales a los órganos, organismos y OSDE”, detalló.

Añadió Gil Fernández que se amplían las facultades de las unidades empresariales de base (UEB) e incluso se evalúa que algunas que puedan convertirse en empresas”.

A esto se suma la aprobación de la empresa filial, una nueva figura empresarial y se trata de una empresa que puede estar subordinada a otra.

Informó el titular que “se inició y está en fase de implementación gradual un nuevo sistema de asignación de divisas en la economía que es más descentralizado y favorece la gestión empresarial y el encadenamiento productivo”.

En otro punto de su intervención el Viceprimer ministro cubano adelantó que se continúa trabajando en el marco institucional y el diseño del funcionamiento de la micro, pequeña y mediana empresa, tanto estatal como privada. En este sentido –acotó- se asume una concepción inclusiva.

“Se requiere un funcionamiento armónico y en similares condiciones entre los distintos actores económicos”, enfatizó. En función de materializar tal propósito es determinante la unificación monetaria y cambiaria.

“La economía necesita una medida como el ordenamiento monetario. Es una transformación profunda que resuelve una serie de distorsiones presentes en su funcionamiento”, alegó.

Miradas al sector cuentapropista

En este particular los esfuerzos se centran en elaborar un listado de las actividades no permitidas que sustituya el que existe actualmente, el cual contiene 127 ocupaciones, explicó Alejandro Gil Fernández.

Asimismo, se prosigue modificando y reajustando el sistema tributario, así como las gestiones para obtener los permisos.

Acerca de los mercados mayoristas comentó que estos se fortalecen, aunque limitados por las dificultades de la economía nacional.

Resaltó la experiencia de Mercabal y comentó que “desde mediados de junio hasta la actual fecha se han vendido unos 50 millones de pesos en productos como arroz, sal, granos y azúcar.

“El propósito es ampliar esas posibilidades, disponer de una oferta mayorista mayor, pero siempre teniendo en cuenta las limitaciones de nuestra economía”, manifestó.

Esbozos sobre ordenamiento monetario

“El ordenamiento es parte intrínseca de la estrategia económica”, afirmó el titular del MEP y se trata –añadió- de una necesaria transformación de fondo.

“La unificación monetaria y cambiaria significa que vamos a quedarnos con una sola moneda nacional: el CUP; mientras en el aspecto cambiario tendremos un tipo de cambio único que correlacione a esta con la divisa extranjera”, aclaró Gil Fernández.

Además es preciso eliminar subsidios excesivos y gratuidades indebidas, así como transformar los ingresos, aseguró.

“No se aplicarán terapias de choque, siempre habrá atención y prioridad a las personas más vulnerables. Además buscamos favorecer el interés y la motivación por el trabajo, pues el país y la economía así lo demandan”, recalcó.

A pesar del adverso y complejo escenario en el que vive Cuba, las medidas de la estrategia económica y social son audaces e innovadoras, valoró el Viceprimer ministro, al tiempo que ponderó la capacidad de la población para entenderlas y apoyarlas.

“Es muy importante para la recuperación de la economía que cumplamos con todas las medidas de la nueva normalidad y reincorporarnos a la actividad productiva, incrementar los niveles de oferta y las posibilidades de trabajo, todo eso sin confiarnos y acatando todas las orientaciones sanitarias”, insistió.

“Si nos mantenemos avanzando en el control de la pandemia, somos cumplidores y responsables, y nos enfocamos en trabajar en función de la economía, todo esto es posible y tendrá resultado.

“De ese modo no solo resistiremos el embate tremendo del gobierno norteamericano, sino que también podremos continuar apostando a nuestro desarrollo y lograr mejores estándares de vida para la población en la construcción de un socialismo próspero y sostenible”, concluyó.