Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Permacultura, Los patios que Brindan Frutos

Un movimiento de agricultura urbana, capaz de  producir e implementar la permacultura, cuyo objetivo primordial era contribuir a la formación de una cultura ambiental sobre bases sustentables

La producción de alimentos es una tarea Prioritaria a lo largo y ancho de todo el país, incrementándose su necesidad ahora que  comienza a percibirse la crisis mundial provocada por la COVID-19, lo que hace que el ingenio creador de un pueblo entero se crezca ante las dificultades.

Para quienes nacimos en el campo, es gozo inmenso ver crecer las plantas que darán como recompensa los frutos que se servirán en corto tiempo a la mesa, enriqueciendo el menú Familiar. Lo cierto es que ya desde los lejanos días de los años duro del periodo especial inicio en cuba un movimiento de personas, capaces de producir alimentos en pequeños terrenos y Contribuir a la creación de localidades sustentables desde la acción ciudadana y la promoción e implementación de la permacultura, cuyo objetivo primordial es contribuir a la formación de una cultura ambiental sobre bases sustentables, favoreciendo la producción, conservación de alimentos y la restauración de ecosistemas sensibles y potenciando la diversidad biocultural desde pequeños espacios  o patios familiares.

A este movimiento lo define la filosofía de utilizar todos los recursos que la naturaleza pone en manos del hombre, demostrando que  las transformaciones reales se dan de abajo hacia arriba, desde la capacidad que tiene cada persona de construir y de interactuar con su entorno, de pensar globalmente, siendo actores de cambios, en un planeta en el que el cambio climático afecta negativamente la producción de alimentos.

Según las teorías agroecologícas, es una forma de multiplicar un metro de tierra de manera eficiente, dónde multiplicas el espacio y hacerlo más productivo y  sostenible; es una respuesta creativa de diseño que integra armónicamente la vivienda y el paisaje, ahorrando materiales y produciendo menos desechos, a la vez que se conservan los recursos naturales, es una respuesta alternativa a la crisis ambiental, y un concepto práctico aplicable desde un balcón hasta una finca, como la definió Bill Mollison …es una filosofía de trabajar con la naturaleza(…)de observación prolongada y reflexiva, de mirar a los sistemas en todas sus funciones … 

Así nos presenta su finca agroecológicaEl Renacer” la Doctora en Ciencias y Profesora de Matemáticas de la Universidad de Oriente. Nilda Iglesias Domecq, a quien    no  le faltan  en su mesa, la carne, las hortalizas, las frutas, viandas que obtiene en su pequeña parcela del patio de su casa, ubicada en las afueras de Santiago de Cuba

No existe nada más revolucionario que desarrollar la agricultura familiar y alimentarte de lo que tú cultivas, aquí llevamos un registro detallado de lo que producimos. los que no consumimos, porque es mucha cantidad, lo conservamos mediante técnicas, que nos permite tenerlos en la mesa fuera de la temporada. El excedente que no podemos conservar o consumir lo obsequiamos a los vecinos amigos y familiares. En casa Cocinamos con biogás, producido en dos pequeño Biodigestores, con las excretas de cerdo y vacuno que recogemos en Vaquerías cercanas y que a su vez se convierten en abono orgánico, natural para la finca.

Esta mujer de campo y de ciencias, es una asombrosa, joven y bella mujer, que ha sabido empoderarse, en apenas una hectárea (ha) para criar animales y producir frutos y plantas comestibles, todo ello diseñado y dispuestos de modo coherente y aplicando las ciencias matemáticas y los secretos descubiertos para lograr una armonía en la que cada elemento  allí dispuesto beneficie al resto del entorno.

La Doctora en Ciencias Nildita, como es conocida, considera la permacultura como un sistema que cierra los ciclos, diseñado bajo los principios del entorno natural, que combina la existencia de los seres humanos con la de los animales y las plantas de una manera respetuosa y beneficiosa, para todos.

La vida es más sana, porque los alimentos que se ingieren son orgánicos, libres de abonos químicos, a la vez que demuestran que este estilo de vida puede generalizarse en los campos y ciudades.

La profesora Nildita, con sus elevados conocimientos de las ciencias, se ha convertido en una especialista de esta forma de vida, por lo que es reclamada su presencia en diversas partes del país y el mundo. En su patria chica, diseña y rediseña su sistema, los lugares de canteros para la siembra de hortalizas, vegetales, una espiral de plantas de condimentos y trepadoras donde ubicar las zonas dedicadas, por ejemplo, a los estanques de la casa para darle más frescor a la vivienda y recolectar agua de lluvia, un secador solar garantiza conservar alimentos secos. Un aula de capacitación para el tema de la permacultura, permite generalizar los conocimientos sobre esta técnica especial de amor a la naturaleza y la conservación de alimentos, este último al decir de la Doctora en Ciencias Nildita es la continuidad del proyecto de Marianao, de Vilda y Pepe pues soy heredera de su legado.

Un baño seco, tipo letrina permite el reciclado de los residuos humanos, y un filtro de aguas grises, permite su re utilización con un uso sustentable. El abasto de energía e integración de las renovables, el diseño del paisaje, y la organización de infraestructuras, de los recursos ecológicos, para  la Producción de alimentos, hacen de  la permacultura un fuerte movimiento agroecológico devenido en filosofía de trabajar con y no contra la naturaleza

La crisis del Coronavirus ha abierto nuevos escenarios en los que pensar la vida y su complejidad, poniendo sobre la mesa la fragilidad de nuestra existencia como especie, y de muchos de nuestros modelos de vida. Y nos ha interpelado individualmente acerca de cada una de las decisiones que influyen en la forma de ser del mundo que hemos construido y en las decisiones que tomamos día a día para habitarlo. Por ello el empeño de estos permacultores que lideran en la provincia de Santiago este movimiento, junto a muchos otros en el país. Antes de que pasara todo esto teníamos una visión súper diferente,  es hora de incrementar los permacultores en las  comunidades, y en el país ya no se trata solo de  como garantizan la alimentación  y la  economías local. En el contexto de crisis económica que se avecina y ante la incertidumbre, el tema de la soberanía alimentaria, aunque lo hemos venido trabajando aún hay mucho por hacer. Los santiagueros van tomando conciencia de que hay que producir, y los resultados, aunque incipientes aún, ya dan muestras de que sí se puede. La producción de alimentos es una necesidad y todos juntos podemos lograrlo. Les aseguro que opinar en torno al desabastecimiento es válido, pero aportar también lo es.En nuestro país La Fundación Antonio Núñez Jiménez  de la naturaleza y el hombre vienen trabajando con estos temas para contribuir a la creación de localidades sustentables desde la acción ciudadana y la promoción e implementación de la permacultura como respuesta real ante una contingencia como esta.