Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

La discusión del Plan de la Economía tiene que ser un proceso continuo

Sostiene Díaz-Canel encuentro con los líderes sindicales del país en la sede de la CTC

La discusión del plan de la economía en los colectivos laborales tiene que ser un proceso continuo donde se analice de forma sistemática la marcha de su cumplimiento; cada trabajador que tenga una propuesta sobre qué hacer y cómo trabajar para lograrlo, debe hacerlo.

Fueron estas algunas de las indicaciones del Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, en encuentro sostenido en la mañana de este miércoles con los líderes sindicales del país.

Se trató, al decir del secretario general de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), Ulises Guilarte de Nacimiento, miembro del Buró Político, de un intercambio abierto para sacar las reservas que reclama hoy, como nunca antes, la economía cubana.

Participaron los secretarios generales de los sindicatos nacionales y de la CTC en las 15 provincias del país, además de la Isla de la Juventud, funcionarios del aparato auxiliar de la CTC, y los miembros del secretario ejecutivo de esta.

El viceprimer ministro y ministro de Economía y Planificación, Alejandro Gil Fernández, y la ministra de Finanzas y Precios, Meisi Bolaños Weiss, ofrecieron una síntesis introductoria del Plan de la Economía y del Presupuesto del Estado para 2020, tras lo cual se desarrolló un amplio y enjundioso debate por parte de los sindicalistas.

Luis Manuel Castanedo Smith, secretario general de la CTC habanera, opinó que en este proceso debe buscarse la máxima participación de los colectivos laborales.

«Las tareas más difíciles, más complejas, hay que resolverlas con los trabajadores», enfatizó. «Sin embargo, no puede haber participación si no hay motivación, y esta solo se logra con una buena preparación de las reuniones para analizar la desagregación del plan, y esa preparación donde se hace y concreta es en la base, no “arriba».

En el mismo hilo de pensamiento, Guilarte de Nacimiento señaló, por su parte, que en los momentos actuales hay «que pensar diferente porque tenemos un escenario diferente». «¿Qué hacer para desatar las fuerzas productivas, sobre todo en la empresa estatal socialista?», preguntó. Indicó más adelante que ante las complejidades, «tenemos que blindar nuestra unidad».

El Presidente cubano indicó que la discusión del plan en los colectivos laborales debe ser profunda, lejos de la rutina, y que comprometa, convoque y conmueva. Tiene que ser un proceso que aporte. 

Metalmecánica Varona, una gran empresa 

Como una gran empresa que debe ser conocida por todos, en especial por los actores económicos, a fin de acceder a sus producciones para encontrar soluciones a sus necesidades, poder desarrollarse y también para sustituir importaciones, calificó el Presidente cubano a la Empresa Metalmecánica Varona.

«Ejemplo de empresa estatal socialista» fue otro denominativo utilizado por Miguel Díaz-Canel, a quien se le vio entusiasta (y no solo por ser ingeniero, sino también por tocar con las manos cuánto pueden hacer nuestras industrias) recorriendo las limpias y bien organizadas naves de la UEB Enrique Varona, una de las cinco que integran la entidad, incluyendo las icónicas Cubana de Bronce y Vanguardia Socialista.

Con más de 800 trabajadores y trabajadoras, el salario medio ronda los 1 700 pesos, pero no pocos operarios, técnicos e ingenieros ganan más de 2 000 pesos y a veces casi 3 000 pesos. «Aquí se puede ganar bien, pero hay que trabajar duro», le decía Jorge Pérez Cruz, director general de la Varona.

Como es práctica habitual en su trabajo, el Jefe de Estado conversó con los obreros de la fábrica sobre la labor que realizan, las condiciones y el salario.

«¿Cuánto están ganando?», preguntó a tres de ellos, pero se mostraron tímidos en ese punto. «No tengan pena —les dijo él—; no es una vergüenza ganar por trabajar; está bien ganar mucho por hacer más y hacerlo bien».

Adscripta al grupo empresarial Gesime, la entidad elabora piezas fundidas y máquinas de bronce, piezas de repuesto para diferentes industrias, minindustrias agroalimentarias, entre otra gran variedad de artículos, hasta dan mantenimiento a los parques de recreación para asegurarles vitalidad.

La alta especialización de su personal le permite hacer casi todo lo relacionado con la conformación de metales. Su equipo ha diseñado instalaciones fabriles levantadas en otros países, con gran aceptación y que nada tienen que envidiarles, por sus prestaciones y fina terminación, a las que se hacen en países primermundistas.

Acompañado por Luis Antonio Torres Iríbar, primer secretario del Partido en la capital, Eloy Álvarez Martínez, nuevo ministro de Industrias, y Reynaldo García Zapata, presidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular en La Habana, el mandatario examinó equipos listos para la entrega, como un modelo de cisterna sobre camión para el trasiego de alcohol, solicitado por la empresa comercializadora y distribuidora de medicamentos.

También observó una minindustria para el beneficio y conservación de frutas y vegetales hecha con mucho ingenio y sapiencia ante las limitaciones materiales, pero óptima para el objetivo que ha de cumplir.

—Tienen sus problemitas todavía, pero los estamos corrigiendo —le dijo el carismático director general de la Varona.

—Pero estas son de las cosas que tenemos que hacer para desarrollarnos —le respondió Díaz-Canel.

El Presidente cubano, no obstante, llamó a incrementar los niveles de automatización de la empresa, para seguir elevando y perfeccionando sus capacidades productivas y la calidad de las terminaciones, así como a promover aún más el vínculo con las universidades, y no solo con las de La Habana, sino también con las del resto del país con investigaciones y potencialidades en las especialidades técnicas. (Tomado de JuventudRebelde)