Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Molidas estables, requisito vital de la zafra

Los primeros ingenios incorporados a la cosecha avanzan en sus propósitos productivos en la llamada zafra chica, paso indispensable para lograr mejores resultados

Los centrales que ya hacen zafra azucarera en esta temporada 2019-2020, cumplen sus primeras jornadas con molidas estables de acuerdo con lo previsto lo cual, según especialistas del sector, muestran el buen estado de las fábricas luego de las reparaciones, así como avances en la recuperación de las cañas.

Al cierre de esta edición estaba a punto de iniciar sus operaciones la provincia de Cienfuegos, que cuenta para esta cosecha con tres centrales, mientras ya molían los ingenios Siboney -iniciador de la actual cosecha-, del municipio camagüeyano Sibanicú; Boris Luis Santa Coloma, de Mayabeque; Cristino Naranjo, en Holguín; Carlos Manuel de Céspedes, también de Camagüey; Majibacoa, de Las Tunas; Primero de Enero, de Ciego de Ávila y Enidio Díaz Machado, de Granma.

En este último central, del municipio Campechuela, se proponen cumplir su compromiso productivo en la llamada zafra chica antes del cierre de este año, paso indispensable para superar en 20 %  a la zafra anterior, publica el sitio web del periódico La Damajagua.

El Enidio Díaz Machado deberá moler más de 310 200 toneladas de caña de áreas propias y de las vinculadas a los ingenios Bartolomé Masó y Grito de Yara (que no se activarán este año), con el fin de lograr 72 % de aprovechamiento de la norma potencial, en 157 días, que a partir de un rendimiento industrial superior a 10 puntos porcentuales, asegure la entrega de unas 30 400 toneladas de azúcar crudo en esta ocasión.

Único de la provincia Camagüey en cumplir del plan de producción precedente, también en el central Carlos Manuel de Céspedes, tras complejas sustituciones y reparaciones tecnológicas en las calderas, centrífugas y molinos, los obreros esperan sobrepasar lo logrado en unas 15 000 toneladas.

El ingeniero, Luis Llanes Fernández, administrador de la industria, señaló a Adelante digital que en la zafra pasada fabricaron 33 100 toneladas de azúcar a pesar de las paradas por desabasto de caña y falta de energía eléctrica. “En esta temporada, dijo, si la caña propia y la que recibiremos de plantaciones del central Brasil no fallan, estamos en condiciones de rebasar las 48 000 toneladas planificadas”.

De igual forma, los azucareros del central Siboney prevén entregar en 157 días de zafra, más de 19 935 toneladas de azúcar, con 75 % de aprovechamiento de la norma potencial, para lo cual recibirán cañas propias y unas 65 000 toneladas del central Argentina, del municipio Florida, cuya industria no procesará azúcar crudo en esta molienda.

Igual en el central Majibacoa, luego de intensas jornadas de reparaciones y alistamientos de la fábrica, de sus equipos de corte y tiro de las cañas y demás áreas, junto con la preparación del personal para operar la industria, se proponen alcanzar mayor eficiencia productiva, con no menos de 10 % de rendimiento industrial y 70 % de aprovechamiento.

Víctor Torres, su director, declaró que la respuesta de la industria a los ejercicios a que fue sometida, unido a la verificación del engranaje entre el cañaveral y la industria, hizo posible el inicio de la molida en la fecha prevista a pesar de las dificultades objetivas y la entrada tardía de algunos recursos, informa un despacho de Agencia Cubana de Noticias (ACN).

Asimismo, el central Cristino Naranjo, uno de los cinco con que cuenta Holguín, dio el pitazo de puesta en marcha para incluirse en el programa de la denominada zafra chica, que se extenderá hasta el cierre de diciembre y a la cual se unirán, progresivamente, otros colectivos de este sector en el territorio holguinero, uno de los mayores productores del crudo en el país.

José Antonio González, analista de la empresa azucarera, confirmó a la ACN que las operaciones industriales del Cristino Naranjo se desarrollan de forma estable luego de los ajustes requeridos en las diferentes áreas de molidas.

Holguín cuenta, además de este central, con el Urbano Noris, que será el próximo en entrar en acciones, así como con Loynaz Hechavarría, López-Peña y Fernando de Dios, donde los cortes de caña se realizan totalmente de forma mecanizada.

Entretanto, el ingenio Boris Luis Santa Coloma, del municipio de Madruga, en la provincia de Mayabeque, iniciador de la presente  cosecha, muele con estabilidad, de acuerdo con lo previsto para esta zafra azucarera 2019-2020.

En los trabajadores, tanto de la industria, la agricultura como del transporte, prima el compromiso de laborar con sistematicidad para cumplir con el plan de azúcar, para lo cual resulta vital mantener la molida a 70 % de la capacidad instalada, con un rendimiento fabril de 9,93, clave en el propósito del colectivo de mantenerse entre los centrales azucareros más eficientes del país.

Con igual disposición la provincia de Ciego de Ávila se incorpora paulatinamente a la zafra azucarera al echar a andar el central Primero de Enero.

A la zafra por la recuperación avileña, como denominan los azucareros del territorio a esta campaña, se incorporarán en diciembre próximo los ingenios Ecuador y Ciro Redondo para producir similares volúmenes de azúcar al de la etapa anterior.

Directivos del Grupo Azucarero Azcuba confirmaron el propósito de alcanzar mayor eficiencia, lo cual presupone molidas altas y estables en cada jornada, y la llegada a tiempo y libre de impurezas de la materia prima a los basculadores.