Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Agricultura hace frente a coyuntura energética

Desplazan los horarios de riego, se emplea tracción animal en el laboreo de la tierra y el traslado de alimentos del agro como medidas que se retoman en estos tiempos

La yunta de bueyes, que poco a poco pasó a un segundo plano en los últimos años con la entrada de tractores a la agricultura, está siendo desempolvada. Retomar el uso de las prácticas tradicionales que no requieren de combustible es una de las medidas actuales para sortear la escasez energética que enfrenta Cuba.

Como el resto de los sectores económicos y sociales del país, el sistema de la agricultura busca este y otros atajos, algunos de los cuales han sido propuestos por los mismos productores: correr el horario de riego fuera de los picos de mayor consumo, reducir el uso de equipos para moler pastos y aumentar el pastoreo y hacer una utilización óptima de aquellos medios de transporte que se ha decidido no paralizar.

La esencia de esto es, en medio de una situación real que impacta a todo el país, buscar alternativas que posibiliten mantener las siembras y las cosechas;  vincular las formas productivas directamente a los mercados;  así como transportar los productos utilizando medios alternativos, que no consuman combustible, entre otros.

El país se suma

En Pinar del Río, donde la agricultura constituye la principal actividad económica, hasta la fecha las limitaciones con el combustible han traído serias dificultades para la preparación de tierras y de semilleros para la campaña de frío, según declaró a la prensa local Víctor Fidel Hernández Pérez, delegado de la Agricultura.

Entre las ramas más golpeadas se encuentran el acopio de leche y de cerdos para la entrega al matadero, así como las inversiones que demandan combustible, las cuales han sido paralizadas temporalmente. Según informó el funcionario, “todos los días se evalúa la situación, y se adoptan decisiones para tratar de atenuar los principales problemas”.

De acuerdo con Hernández, la agricultura ha estado apoyando con sus medios el traslado de alimentos a los mercados ideales, y a partir de la semana que viene lo hará también con la distribución de la canasta básica destinada a la población.

La capital cubana, con apenas  4 % de la tierra cultivable del país, se suma a las medidas de contingencia, mirando las diferentes aristas del asunto. De acuerdo con Esmeregildo Martínez, delegado de la Agricultura en La Habana, impulsan la utilización de 981 yuntas de bueyes que sistemáticamente se utilizaban en la preparación de suelos para la siembra, fundamentalmente en los cultivos de ciclo corto. “Hoy tenemos 1 739 hectáreas en movimiento para la siembra de cultivos varios y de esas, 1 049 tienen las condiciones para la utilización de bueyes”, dijo Martínez.

Mientras, en la ganadería se han puesto a plena disposición de la transportación de heno y forraje 162 carretones, para evitar el uso de equipos mecanizados. Otra de las medidas es impulsar la labor de las minindustrias, que desempeñan un papel importante en los picos de cosecha, pueden aportar mercancías que dejaría de producir la gran industria, que experimentará recortes en el suministro de combustible para su operación.

Incrementar la producción de carbón para la venta  a la población, sin afectar las cifras comprometidas con la exportación, es una de las alternativas adoptadas para paliar el déficit de combustible en el sector agroforestal de la provincia de Matanzas. Según el delegado provincial Ricardo Menéndez, un total de 27 unidades productoras asumen el reto de 11 000 sacos de este producto, mientras otras entidades del sector se concentran en la fabricación de cocinas de carbón y leña.

En la central provincia de Sancti Spíritus el sector agropecuario prioriza la recogida y distribución de los cultivos  en cosecha y el empleo de la tracción animal en la recolección y traslado de los  productos agrícolas. Como establecen las orientaciones de carácter nacional, los agricultores también deben evitar el empleo de los regadíos en el horario pico.

“Una prioridad se encuentra en los cultivos que están ahora en cosecha: poder acopiar esa producción y trasladarla hasta los establecimientos de venta en cada lugar, para lo cual resulta necesario usar la tracción animal”, dijo Juan José González Nazco, delegado provincial de la Agricultura.

A su juicio, en la actual coyuntura favorece mucho el esquema de acercamiento que introdujo el programa de autoabastecimiento municipal, mediante el cual la agricultura local aporta gran parte de lo que consumen sus pobladores.

Para la siembra de la campaña de frío se buscan alternativas que permitan asumir plantaciones en cada área con posibilidades, pues una parte de la tierra estaba preparada y lista para recibir las simientes. De acuerdo con el delegado, como la roturación de nuevos terrenos está detenida temporalmente, es posible concentrar la siembra en los espacios previamente alistados y donde existen niveles de humedad o posibilidades de riego en los horarios autorizados, con el fin de adelantar buena parte de lo previsto durante lo que resta de septiembre.

González Nazco consideró una potencialidad del territorio la nueva maquinaria llegada a la provincia en los últimos años, un soporte que bien empleado, incluso hasta con doble turno, puede llevar a recuperar los atrasos en la preparación del suelo a tono con el alcance que presupone la campaña de frío en el entramado agroalimentario espirituano.

Por otra parte, en Sancti Spíritus la empresa láctea Río Zaza impulsa la entrega directa de leche a los puntos de venta en zonas rurales, mientras que en la capital provincial, la distribución del alimento se realiza desde los termos de la empresa. En la sureña ciudad de Trinidad, para niñas, niños y dietas médicas se entregó leche en polvo y para la merienda escolar se garantiza refresco vitaminado.

En el sector agroazucarero de Villa Clara también se extreman las medidas de ahorro energético, desplazando el riego de las áreas del horario pico de máxima demanda y acelerando el montaje de la bioeléctrica del central Héctor Rodríguez, para dar continuidad a la preparación de la zafra, la recuperación cañera y la producción de alimentos.

Según se enfatizó en encuentro sobre el tema realizado en La Habana, por su repercusión en el uso racional del combustible y los recursos, algunas de las medidas adoptadas ante esta contingencia deberán permanecer como buenas prácticas del sector.