Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Sector azucarero busca generar más electricidad

Priorizan programa para el montaje de 17 bioeléctricas de alta eficiencia. Puertas abiertas a inversionistas extranjeros

El programa para incrementar la generación eléctrica en centrales de la agroindustria azucarera cubana avanza, a la vez que priorizan el montaje de 17 bioeléctricas (de las 19 previstas), con plantas de alta eficiencia, en ingenios seleccionados por disponer de suficiente área forestal, destacaron especialistas.

Bárbara Hernández Martínez, del Grupo Azucarero AZCUBA, al frente de esa actividad, declaró a Opciones que con dicho potencial, más la suma de los 39 ingenios restantes que también recibirán inversiones para mejorar su eficiencia de producción, se proponen entregar a la red nacional 14 % de la energía eléctrica que el país solicita al sector agroindustrial azucarero para el año 2030.

Explicó que los proyectos del programa están en fase de actualización y de mejora a partir de buscar integración con la economía nacional, los ministerios de la Agricultura y Energía y Minas “con el que venimos trabajando desde hace años buscando una mayor capacidad de producción para el desarrollo del programa de las bioeléctricas que se encuentran en la política aprobada.

“Esa actualización es sobre la base de que el Ministerio de la Agricultura, en colaboración con este programa, ha logrado certificar alrededor de 89 230 hectáreas de suelos para el fomento de la biomasa forestal que asegura explotar las capacidades instaladas en el programa que dispondremos a partir de todas las negociaciones y gestiones de financiamiento que estamos haciendo”, precisó.

La funcionaria de AZCUBA estima que para impactar en la matriz energética nacional asentada en la política aprobada por el Estado cubano en el año 2014, y pasar del 3,7 % al 14 %, que de conjunto con todas las fuentes renovables de energía del país deben lograr 24 % de presencia en la red nacional en el año 2030, “debemos ir al empleo de plantas de cogeneración de alta eficiencia.

“Eso no se puede lograr con nuestros actuales ingenios; por tanto, hay que hacerlo incorporando plantas de alta eficiencia que produzcan más de 20, 35, 50 y 62 megawatt (MW) como la que se emplaza en el central Ciro Redondo, de acuerdo con la capacidad de molida de caña de las fábricas seleccionadas y la tecnología y presión de vapor que se instale”.

Encadenamiento

Sobre la ejecución del programa previsto, Hernández Martínez dijo: “hay avances, aunque somos realistas y objetivos; hoy tenemos la agresión recrudecida del Gobierno de Estados Unidos contra la posibilidad de obtener un resultado positivo en la gestión de financiamiento y de socios. Solo nos alienta el hecho de que el mundo conoce la seguridad que hay en nuestro país, más la seriedad y profesionalidad con que trabajan los especialistas cubanos de todas las ramas.

“También es alentador el hecho de que este programa, en particular, tiene una relación directa con la economía en materia de encadenamiento con la industria nacional; por consiguiente, es capaz de abaratar en menor plazo los costos de inversión en tanto se logren fabricar en Cuba partes, piezas y equipos que permitan producir estas plantas con la participación de la industria y la economía nacional.

“Nos proponemos explotar las nuevas bioeléctricas hasta 300 días al año, porque, de ser posible, una vez concluida la zafra azucarera que dura 150 días como máximo, el resto del tiempo se continuaría generando electricidad con el aprovechamiento de biomasa forestal que incluso tiene un mayor valor calórico que el propio bagazo de la caña y permitirá aportar ingresos superiores al proyecto y por supuesto, reducir el tiempo de recuperación de la inversión”, acotó Bárbara Hernández Martínez.

Inversionistas interesados

La funcionaria de AZCUBA comentó que aún con el recrudecimiento del bloqueo económico y financiero de Estados Unidos contra la Isla y la puesta en vigor de los Títulos 3 y 4, de la Ley Helms-Burton, “continuamos avanzando en este programa de desarrollo con el respaldo de la cubana Ley 118 sobre Inversión Extranjera, que aporta seguridad a los inversionistas, lo cual desde el punto de vista jurídico establece máximas garantías y sostenibilidad al proyecto.

“Hemos proseguido, negociaciones con muchos inversores que están dispuestos a participar en un proyecto tan noble y bonito como este de las bioeléctricas que aplica los ejes estratégicos de desarrollo de nuestro país y cumple con el mandato del Gobierno cubano sobre la política aprobada en el año 2014, para el desarrollo de fuentes renovables de energía y eficiencia energética hasta el año 2030.

“También engendra los objetivos de desarrollo sostenible establecido por Naciones Unidas para el Milenio, específicamente el número siete, que propende se logren energías modernas, seguras, asequibles y sostenibles en general en pro de buscar el mejoramiento del medio ambiente y la sostenibilidad económica para nuestros pueblos.

Primer ejemplo

La especialista resaltó que el programa cubano de montaje de bioeléctricas pretende todos esos objetivos y “estamos en franco desarrollo. Hoy la construcción de una moderna unidad aledaña al central avileño Ciro Redondo tiene 52 % de avance físico, con capacidad de generación instalada de 62 MW, la cual según plan, debe ponerse en marcha en la próxima zafra azucarera 2019-2020”.

La obra se desarrolla bajo el auspicio de la empresa mixta Biopower S.A., cuyos accionistas son la británica Havana Energy y Zerus, esta última organización subordinada al Grupo Azucarero AZCUBA.

Hernández Martínez subrayó que ese proyecto “constituye el primer ejemplo de que este Programa puede avanzar de forma exitosa”, y reiteró que “tiene toda la seguridad y sostenimiento para su tarea generadora durante todo el año, incluso tras concluir la zafra”.

La especialista significó que el referido programa “además de contar con áreas para el fomento de bosques forestales, posee gran reserva de marabú, plaga invasora utilizable como biomasa forestal”.

Cuba tiene en servicios 56 centrales azucareros, con medios capaces de generar vapor y electricidad para satisfacer el proceso fabril azucarero y vender excedentes eléctricos al Sistema Energético Nacional, en tanto operen con la eficiencia que se requiere para tener excedentes eléctricos.

Con ese potencial instalado, que pudiera generar 800 kilowatt-hora (kWh), sumando todos los centrales en operaciones, aún con las bajas eficiencias registradas a partir de limitaciones tecnológicas actuales, ese sector tendría un valioso potencial para vender 15 % de la energía generada al SEN.