Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Economistas y contadores: aportando al desarrollo

Con un banco de soluciones a disímiles problemas que lastran la economía del país, sesionó el VIII Congreso de la ANEC en el Palacio de Convenciones de La Habana

Sostenibilidad del ecosistema rural con enfoque integral del desarrollo local en Guantánamo; La inversión extranjera para fomentar el cultivo de tierras ociosas en La Habana y el Fomento de la actividad cafetalera junto a la conservación de la biodiversidad en el santiaguero Segundo Frente Oriental, son apenas tres de las múltiples propuestas de soluciones que engrosaron la agenda de debates del VIII Congreso de la Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba (ANEC).

Así se pudieran listar muchas más hasta completar unas 400 ideas y acciones concretas,  relacionadas todas con la implementación de los Lineamientos económicos, y en consonancia con las prioridades expuestas en el Plan de desarrollo nacional hasta 2030, en función de la actualización del modelo socialista que guía el avance  del país.

Disímiles soluciones a los principales problemas y deficiencias que hoy enfrenta la Mayor de las Antillas, conformadas y proyectadas desde la base, en cada territorio, resultaron de los aportes de los 79 000 afiliados de la ANEC, quienes participaron activamente en los análisis durante el proceso asambleario previo al evento.

En sus sesiones, del 12 al 14 de junio en el Palacio de Convenciones de La Habana, según informó el presidente de la ANEC, Oscar Luis Hung Pentón, se examinaron entre otros asuntos, los referidos a la eficacia del control interno, las cadenas de impagos, el papel de las finanzas, la efectividad del proceso inversionista, los costos hospitalarios o de otra índole y la eficiencia de la empresa estatal socialista.

Otros de los temas incluidos en el programa se relacionaron con el impacto de las políticas públicas aprobadas por el Estado, la urgencia de agilizar los procesos inversionistas, la identificación de nuevos nichos de mercado y rubros exportables en busca de la anhelada diversificación comercial, así como el rescate de los productos tradicionales y los encadenamientos productivos, el desarrollo local y la sustitución de importaciones.

Miladys Tasé Cruzata, vicepresidenta primera de la ANEC, precisó que en los debates del evento los delegados abordaron los efectos del recrudecimiento del bloqueo de Estados Unidos y en particular los asociados  a la activación del Título III de la Ley Helms-Burton.

Esa cruel política anticubana ocasionó a la economía del país pérdidas acumuladas que en este año deben superar los cientos de miles de millones de dólares, además de los impagables daños humanos que han afectado a varias generaciones de cubanos, según las cifras publicadas.

La especialista explicó que este Congreso de la ANEC se diferenció de la anterior edición porque en lugar de establecerse un banco de problemas, a partir del diagnóstico de la realidad, los economistas han contribuido con ideas y propuestas de soluciones t anto en los territorios como a escala nacional.

En la cita, que sirvió para congratular a la ANEC en sus 40 años de fundada, los  economistas, contadores, auditores, ingenieros, informáticos y otros profesionales de esta esfera, examinaron en 11 comisiones de trabajo,  asuntos vinculados con las inversiones, los encadenamientos productivos, la gestión del desarrollo local, los desequilibrios sectoriales, la contabilidad, el costo, el control interno y la auditoría.

También reflexionaron sobre la disciplina financiera e informativa, la administración pública, los financiamientos, las empresas estatales, las nuevas formas de gestión no estatal, la inversión extranjera directa, el comercio interior y la formación y cultura económica de la población.

Juan Carlos Prego, vicepresidente de la ANEC, indicó que el Congreso permitió profundizar e intercambiar sobre los fundamentos de la vida interna de la agrupación, la adecuación de sus documentos rectores, los estatutos, el Código de Ética, entre otros.

Además del análisis del funcionamiento orgánico de la asociación y del fortalecimiento de sus estructuras,  en la cita se evaluaron los mejores aportes científicos de los profesionales de estas ciencias a la actualización del modelo económico cubano.

Concretar alianzas fue otra de las motivaciones del evento que propició la firma de convenios con la Universidad de La Habana, la Unión de Periodistas de Cuba y la Asociación Cubana de Comunicadores Sociales, como una vía para encauzar el reconocimiento que requieren las más relevantes investigaciones científicas de los  miembros de la ANEC.

Como afirmó el presidente de la organización en sus declaraciones a la prensa, “esta entidad acompaña a la dirección del país en todo cuanto puede contribuir a la solución de problemas y deficiencias de la economía cubana, a partir de su papel de asesoramiento de políticas y procesos a nivel local y de nación, y en la batalla por la educación económica de los trabajadores y del pueblo”.