Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Universidad y empresa, binomio estratégico para el avance sostenible

Fortalecer la relación Universidad-Empresa constituye uno de los principales retos para gestionar el conocimiento en beneficio de la sociedad teniendo en cuenta la visión de la nación

Fortalecer la relación Universidad-Empresa constituye uno de los principales retos para gestionar el conocimiento en beneficio de la sociedad teniendo en cuenta la visión de la nación, sus ejes y sectores estratégicos definidos en las bases del Plan del desarrollo económico y social del país hasta 2030, lo cual exige responsabilidad y competencia de la educación superior cubana.

Así señaló Alicia Alonso Becerra, rectora de la Universidad Tecnológica de La Habana José Antonio Echeverría (Cujae), en la jornada inaugural de la XIX Convención Científica de Ingeniería y Arquitectura, que sesionó del 26 al 30 de noviembre en el Palacio de Convenciones de La Habana, como un espacio de intercambio de experiencias, examen de ideas y búsqueda de soluciones para la comunidad académica y profesional en el afán de lograr un avance sostenible.

Al referirse a los resultados de los esfuerzos por convertir a esa institución docente en un paradigma de universidad tecnológica, destacó la influencia y el impacto directo y positivo de sus investigaciones y quehacer creativo e innovador en el desempeño socioeconómico nacional a partir de la introducción de sus corolarios científicos y de la vinculación cada vez más profunda y estrecha con el sistema empresarial.

Explicó la directiva que la universidad actualmente desarrolla un grupo de acciones que permite incrementar esta relación y acercar a los empleadores a los egresados con una mayor eficacia en el proceso de formación, con énfasis en las necesidades de las entidades productivas, industriales y de servicios, en las diferentes ramas y organismos de la administración central del Estado.

“También -dijo- se busca una participación más efectiva de la empresa en la adecuación de la infraestructura universitaria hacia tecnologías más eficientes, que impactarán en el país en los próximos años, además de estrechar vínculos y reforzar alianzas para la obtención de nuevos productos y procesos más eficaces, lo cual abre posibilidades inagotables de aportación desde los resultados científicos”.

Hizo la rectora un llamado a trabajar con fuerza e inteligencia para satisfacer las necesidades de la humanidad y mejorar su calidad de vida utilizando racionalmente los recursos naturales, en consonancia con la línea trazada por el líder histórico de la Revolución Cubana Fidel Castro cuando expresó que “en las ciencias están hoy las únicas esperanzas de que la vida humana pueda preservarse”.

Indicó que dedicado al aniversario 54 de la Cujae, este intercambio se enmarca en ese proceso continuo que exige de la Universidad jugar un rol fundamental en la formación del potencial humano, basado en la generación del conocimiento y la innovación, que contribuya al crecimiento y desarrollo socioeconómico del país.

En los 17 eventos convocados como parte de la Convención se incluyeron temáticas de alta relevancia vinculadas con la implementación de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, contenidos en los programas priorizados de investigación de la Universidad en esferas como la energía, vivienda., medio ambiente, alimentos, manejo integral del agua, industria, ciencias para la vida, defensa, tecnologías de la información y las comunicaciones (TICs), sistemas de gestión y educación.

Unos 1 200 especialistas  procedentes de 39 países de Latinoamérica, Europa, Norteamérica, Asia, África y Oceanía, asistieron a la cita que en varios de sus encuentros, talleres y simposios analizó el tema Universidad-Empresa, con el objetivo de que los centros de altos estudios desempeñen un papel activo y protagónico en la solución de problemas que se presenten en el sector empresarial, afirmó Miguel Castro, miembro del comité organizador.

En la mayoría de los eventos del programa de la Convención se examinaron dos temas específicos: la modelación aplicada a la ingeniería y la educación en las nuevas tecnologías aplicadas a la formación de los nuevos profesionales, así como en esta edición, por vez primera, se incluyó el Taller Internacional de Geociencias aplicadas a la Ingeniería, la Conferencia sobre tecnologías aplicadas a las Redes Eléctricas Inteligentes y el I Seminario de Extensión Universitaria en la Formación de Estudiantes de Ciencias Técnicas en el siglo XXI.

Más de 900 ponencias, 43 conferencias magistrales, 16 mesas redondas, paneles de debate y 12 talleres, entre otras actividades, constituyeron un universo de tópicos que responden a los programas de investigación de este centro de educación superior en sintonía con las prioridades del país, expresadas en los Lineamientos.

Un contexto ideal resultó el encuentro para establecer contactos profesionales y académicos, así como para estrechar formas de cooperación internacional entre instituciones, entidades, organizaciones y universidades, que permiten elevar cualitativamente el nivel de la Educación Superior, y enfrentar con una perspectiva más amplia los compromisos del mundo científico y específicamente el universitario con la sociedad.

Muy evidente fue la necesidad de profundizar aún más los nexos del sector productivo con el de investigación-desarrollo, a partir de una interrelación imprescindible entre las universidades y las empresas para contribuir a una integración efectiva como expresión de la urgencia de éste vínculo que propicie los cambios acorde con los tiempos actuales.

De la mano la universidad y la empresa

En el evento hubo muchos ejemplos de buenas prácticas en este campo y se conoció sobre otras organizaciones que transitan por esa ruta integradora. Por ejemplo, DATYS presentó los desafíos que significan para una empresa de alta tecnología, la integración con las universidades en una plataforma colaborativa.

En una conferencia sobre DATYS y los desafíos tecnológicos de esta entidad que desarrolla software en Cuba, se expusieron los disímiles problemas y las soluciones que se han concebido para introducir un enfoque de reutilización en los progresos informáticos basados en componentes, además de abordar lo que hace para mantenerse innovadora mediante una plataforma colaborativa con centros de investigación y universidades. 

Varios estudios insisten en que esos nexos entre los centros educacionales y las entidades productivas y de servicios no se reducen a la multiplicidad de investigaciones ni a las tesis o trabajos de curso que cada año realizan los futuros egresados.

Es reconocido a nivel mundial que el binomio Universidad-Empresa ofrece un considerable impacto en el desempeño de la actividad innovadora, básicamente en las empresas, a partir de una gestión del conocimiento que sale desde las universidades, aunque es evidente el flujo en ambos sentidos.

La vinculación academia-industria es hoy muy visible en la rama de la electricidad donde por ejemplo, el país reformuló sus estrategias, con un enfoque integrador y sistémico, como sucedió a partir del año 2005 con el desarrollo de la Revolución Energética que contemplaba el desarrollo simultáneo de más de 20 programas encaminados al uso  racional de la energía, manteniendo e incluso incrementando el ritmo económico del país, y reduciendo el uso de las fuentes primarias convencionales.

El papel de las universidades fue importante desde el comienzo del desarrollo de este programa, siendo partícipes en disímiles tareas, entre estas la capacitación de los integrantes del proyecto de trabajadores sociales, que apoyaron la sustitución de equipos electrodomésticos y bombillas incandescentes de baja eficiencia.

Asimismo contribuyeron con ensayos a equipos de medición que serían utilizados en el programa, y a las diferentes tecnologías que se introducirían masivamente en el país, además de la creación de las redes de Generación Distribuida y de Eficiencia Energética,  que vinculaban proyectos conjuntos de las universidades y las empresas nacionales y territoriales de la Unión Nacional Eléctrica (UNE), así como a otras de diferentes ramas.

La industria eléctrica ha estado involucrada con la investigación universitaria desde sus orígenes y se refuerzan las tendencias hacia la interacción universidad- empresa.

Esto se evidencia en los procesos de gestión del conocimiento, la contratación de graduados y el desarrollo de proyectos conjuntos de I+D, la formación de recursos humanos, el enfoque de los estudiantes hacia los problemas técnico productivos, y la movilidad constante de especialistas entre las universidades y la industria, aunque se reconoce que en esta actividad en general quedan muchos retos por vencer.