Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Agostini, atentos a las voces del mercado cubano

Algunos de los artículos promocionales diseñados en la ocasión de celebrarse en 2019 el aniversario 500 de La Habana se producen en equipos suministrados mediante esta empresa

Con más de 20 años haciendo negocios con Cuba, la empresa gráfica suiza Agostini GmbH es conocida en el mercado cubano al servir como puente para que llegaran a la Isla cuños para el sector de la salud, la banca y la Aduana; equipos de impresión e insumos para la industria gráfica, entre otros productos.

Tan es así que en los equipos de la gama de los láseres de la marca Trotec, que representan, se están haciendo algunos de los artículos que acompañan la campaña por el aniversario 500 de La Habana. Atentos siempre a las necesidades de Cuba, con los años ha ido ampliando sus horizontes.

En Cubaindustria 2016, el vicepresidente Ramiro Valdés se refirió a la necesidad en el país del marcaje industrial, los códigos QR, los números de serie y la trazabilidad de los productos. Desde entonces,  hemos iniciado un proyecto para responder a esa urgencia que continuamos hasta ahora, dijo a Opciones Beat Agostini, representante de la firma suiza en la nación caribeña.

En ese camino, se percataron de varios retos: para cumplir con esa directiva, hacer pruebas o sacarlas de Cuba, resulta complicado, por lo que decidieron llevar esos equipos a la Feria Internacional de La Habana, realizada hace apenas un mes, para hacer pruebas  demostrativas in situ y mantenerlos en su salón de exhibición,  para garantizar que los clientes no tengan  que exportar las muestras y puedan realizar los intentos durante todo el año.

“Como los trámites para exportar estas muestras son bien difíciles y normalmente se exige una inmediatez, para poder cumplir con la necesidad de hacer pruebas con los materiales de los clientes decidimos garantizar esta posibilidad, de manera que el usuario pueda hacerlas con una máquina de ese tipo, o que lo hagamos nosotros. Con ese fin, ya tenemos en el show room los equipos que dan la posibilidad de realizar pruebas individuales y estamos listos para ofrecer a la industria cubana el grabado y marcaje industrial de códigos de barra, de números de serie y las diferentes marcas en los productos”, agregó.

A modo de prueba, dice, “hemos adquirido aquí en las tiendas varios objetos como latiguillos, tomas eléctricas, codos y tubos, botones, herrajes de baño y los marcamos para mostrarle al sector industrial todo lo que se puede y se debe marcar en el futuro”.

Así, en sus exhibidores muestran esos artículos con informaciones habituales a sus similares del mundo y que resultan útiles tanto para el fabricante como los consumidores. “Eso es lo que en el tema de equipos láser Trotec para el grabado, marcado y corte nos ha distinguido tradicionalmente, pero ahora nos estamos ampliando fuertemente hacia la industria nacional.

“Si va a poner su marca en una tubería de plástico, desde la industria se tiene que crear un logotipo, un diseño, cómo va a comunicar sus diferentes características y también la marca”, enfatizó.

Facetas diversas

Según explicó Agostini han ampliado las propuestas de un fabricante que ya está bien introducido en el mercado cubano, la empresa  Morgana, una de las líderes en el sector de las máquinas de posimpresión, con equipos fabricados en Inglaterra, de una casa matriz sueca, un gran grupo que tiene también equipos de  encuadernación para la imprenta de respuesta rápida, o como se le conoce, imprenta digital.

La ventaja con este fabricante, dijo, es que tenemos la línea completa para los diferentes pasos: el doblado,  presillado, engomado, lomo cuadrado y otros, requeridos en el proceso de pos prensa para los formatos A3 y A4.  “Creemos que podemos darle la ventaja al cliente cubano que pueda ya solicitar una línea completa. Para nosotros esta selección ha sido importante porque de esa forma podemos enviar nuestros técnicos a la fábrica y capacitarlos en todos estos equipos”.

A juicio del empresario suizo, en el país se está vendiendo equipamiento de todo tipo de fabricante, lo que no permite a nadie capacitar un técnico en cinco o diez fábricas diferentes. “Entonces, para introducir ese tipo de equipamiento y tener una base sólida nuestro personal fue a Inglaterra a capacitarse y hoy tenemos los equipos para mostrarlos”, abundó.

De acuerdo con Agostini, existen diferentes niveles y el cliente puede escoger parámetros distintos de velocidad, espesor, tipos de libro, entre otros. “Por ejemplo, tenemos un equipo de encuadernación para engomar el lomo  del libro, con varios modelos, el 100, el 200 y hasta 450, lo que puede responder a lo que la clientela desea”.

“Las constelaciones son modulares, por lo que se puede pedir hoy un equipo y mañana añadirles otros módulos que podrían ser necesitados en el futuro, lo cual constituye una gran ventaja. Además, tienen una fabricación muy sólida, con componentes confiables, algo que hace falta en Cuba”, precisó.

Según ilustró, son muy diversas las opciones, desde un impreso sencillo y delgado hasta libros y catálogos de gran grosor. Todas esas posibilidades las dan los equipos, que no requieren de grandes espacios para su ubicación y resultan muy eficientes.

Para hacerlos más resistentes a las fluctuaciones e interrupciones de corriente y proteger así la inversión del cliente, enfatizó, estamos dotando a las máquinas con su propia batería (backup), dado que hay equipos que son menos o más sensibles a esas oscilaciones.

Sin renunciar a los orígenes

Sin renunciar a los cuños de la marca Trodat, que están siempre en el mercado, hemos ampliado la cantidad de insumos que podemos entregarle al cliente, por ejemplo, vinilos para los cortes, cuando introdujimos materiales de aluminio que son imprimibles y se pueden doblar y grabar, dijo el empresario.

Los procesos de impresión, considera, son  bastante complejos, algunos más industrializados y otros menos, y hoy se habla también de imprentas industriales y digitales para cubrir toda la gama. “Nosotros hemos hecho una selección de fabricantes alemanes o suizos de primer nivel, calidad y tradición, que pueden cubrir todas las partes de la cadena, en la posimpresión”.

Agostini GmbH representa en Cuba a una decena de más de diez fabricantes de excelencia provenientes exclusivamente de Europa: Suiza, Alemania, Italia y Reino Unido, entre otros.

Según el ejecutivo, empresas como Trodac Trotec, Morgana, la italiana Ritrama, Mueller Martini, Perfecta y MPO se han puesto en manos de esta firma suiza para que sus productos permanezcan y sigan abriéndose camino en el mercado cubano.