Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Camagüey, esquivar zancadillas y pensar en futuro

El programa de desarrollo prevé entre 2018 y 2023 la construcción y apertura de nuevos hoteles E en la ciudad y la playa, así como centros para la recreación náutica en Santa Lucía

En un entorno donde se mezclan lo clásico y lo contemporáneo, la herencia arquitectónica colonial, la cultura, las tradiciones y una historia de más de 500 años y siempre con novedades en camino, Camagüey innova y consolida la operación turística, al marcar pautas en la integración de todas las entidades vinculadas a este sector, desde las instituciones gubernamentales hasta las especializadas en construcción y servicios, entre otras.

Ante una contracción desde algunos mercados internacionales -fundamentalmente, el estadounidense, debido a las medidas del gobierno de ese país para evitar los viajes a Cuba-, y aprovechando los meses de verano, en una de las siete primeras villas fundadas por los españoles en el país surgieron y rindieron frutos diferentes propuestas de excursiones, veladas temáticas, opciones dirigidas a parejas y presentaciones de artistas de gran preferencia en el público joven, entre otras, explicó a
Opciones Yunesky Canteli González, delegada del Ministerio del Turismo (Mintur) en la provincia.

Polo por dentro

En el territorio, unos 550 kilómetros al este de La Habana, existen 20 instalaciones hoteleras, con un total de 1 740 habitaciones, pertenecientes a las cadenas Cubanacán e Islazul, repartidas entre la ciudad y el polo de playa de Santa Lucía, 120 kilómetros al norte de la capital provincial. “La ciudad de Camagüey dispone en la actualidad de 536 habitaciones, de estas 461 pertenecientes a Islazul, en los hoteles Plaza, Puerto Príncipe,  Camagüey, Isla de Cuba, Colón y Gran Hotel, las restantes 75, pertenecen a Cubanacán”, indicó Canteli González.

Actualmente, en la tierra agramontina existen dos contratos de administración y comercialización con empresas extranjeras. El primero fue firmado entre la cadena Islazul y la española Meliá, para el Colón, el Gran Hotel y, a futuro, el  Camagüey, que convertiría a este último en el primer hotel cinco estrellas en la ciudad; mientras el segundo es el Roc Santa Lucía, con la también española Roc, en la playa.

De acuerdo con Juan José Díaz, director del complejo Camagüey Ciudad, este está conformado por seis hoteles, con un total de 74 habitaciones: La Sevillana (8) El Colonial (10),  El camino de hierro (10), Santa Isabel (31) La Avellaneda (9), y el Marqués (6). “Todos son diferentes, se integran distintos elementos que vinculan la decoración con la historia del lugar; los tres últimos fueron inaugurados en el contexto del aniversario 500 de la villa de Santa María del Puerto del Príncipe, en 2014, después de incorporó La Sevillana, en 2016, y El Colonial, el pasado año”, dijo la directiva.

Los principales mercados de los hoteles de ciudad son Estados Unidos, Italia, Francia, Reino Unido, muchos de esos en circuito y, en este último año, ha crecido el comercio electrónico y las reservas en línea (on-line), entre otros canales de distribución, que les permiten a las personas programar sus viajes a la medida.

Las instalaciones para este avance hotelero, comentó, fueron seleccionadas de manera colegiada entre las autoridades locales, la Oficina del Historiador de Camagüey y la Inmobiliaria del Turismo, entre edificaciones de valor patrimonial que cambiaron de valor de uso, como parte de un programa de desarrollo. “La reconversión de esos edificios insertados en el Centro Histórico permitió impulsar el rescate de inmuebles hasta entonces ocupados por oficinas y empresas. En sus inicios, por ejemplo, según fotos de época, el Santa María pudo haber tenido incluso vocación de alojamiento como hostal”.

“El turismo que nos visita aprecia mucho los valores culturales que tiene Camagüey, el confort de nuestras instalaciones, el servicio personalizado y todo lo previsto para que los clientes se sientan a gusto”, comentó el director del complejo.

Los hoteles E de esta ciudad cuentan con un desayunador, que también brinda servicios de cenas concertadas. El mayor restaurante lo tiene El camino de hierro, en tanto la Sevillana, y Santa María, siguiendo la creciente tendencia de alojamiento y desayuno, abre a los huéspedes la posibilidad de cenar cada vez en un lugar diferente y conocer restaurantes locales, ya sean estatales o privados, explicó Díaz.

“Estamos muy enfocados hacia la calidad y la atención personalizada, al gusto y la preferencia de los huéspedes. El promedio de estancia este año es atípico, si en un momento se llegó a alcanzar hasta tres noches, con el turismo estadounidense, a partir de lo mucho que Camagüey tiene para ofrecer, hemos regresado a los circuitos y comporta entre 1,4 y 1,6 noches”, dijo.

A pesar de los pesares

Al cierre de 2017, los principales mercados en los hoteles de ciudad fueron Estados Unidos, Alemania, Francia, Holanda e Italia, con decrecimientos respecto a la etapa precedente, mientras que en Santa Lucía, pese a un descenso de 2 %, Canadá se mantuvo como primer emisor, seguido por Italia, Alemania, Francia y Estados Unidos.

En el primer semestre de 2018, Alemania ocupó el primer lugar, seguido de EE.UU., Francia, Italia y Holanda, para los hoteles de ciudad, mientras que en la playa se mantuvieron los mercados del pasado año -excepto Estados Unidos-, más España. En la etapa, destacó la delegada del Mintur en la provincia, la cifra de turistas/día superó lo previsto y creció 27 % en relación con similar período del año precedente.

En ese período, indicó la delegada, los ingresos en divisas superaron los 64 000 000, lo que representó un crecimiento respecto a la etapa precedente, en tanto la moneda total también creció y excedió lo previsto. Las utilidades, aunque aumentaron, no alcanzaron lo planeado. En el primer semestre de 2018 se incrementaron los ingresos en divisas, mientras la moneda total superó lo esperado en 7 %. En el caso de las utilidades, se decreció en relación con similar período anterior, mientras que la utilidad en moneda total quedó al 92%, pero superó en 28 % la cifra de 2017.

Justo para revertir el déficit el sector, de manera integrada, desplegó diversas iniciativas comerciales en el verano: noches temáticas para el mercado nacional e internacional con tópicos como elegancia camagüeyana, las fragancias de Suchel Camacho, la coctelería Havana Club y la música cubana, que incluyeron desfiles de modas y la Noche Eleven de los sábados, en el salón Vigía del hotel Santa María, con música en vivo y karaoke, entre otros, que tuvieron una favorable acogida entre vacacionistas y positivos resultados económicos, explicó.

Polo que cambia

Hoy, según el director del complejo Camagüey Ciudad, hay un producto de ruta de bares-café, que incluye los que tiene la empresa Santa María de la Oficina del Historiador y del grupo Palmares: El Cambio, bar Yesterday, Café Ciudad, Casablanca y Fotograma, entre otros.

“Los turistas llegan y tienen diferentes opciones, estamos buscando eso y lo que intentamos es que los horarios permitan que la vida nocturna sea amplia, con actividades que realicen los diferentes actores de la ciudad”, explicó la delegada del Ministerio del Turismo en el territorio.

A juicio de la delegada, el polo está cambiando mucho: “en iluminación, en integración de actividades extrahoteleras, algo que hacía mucha falta, y se está tratando de reanimar la vida nocturna, para lo cual cuenta con gran apoyo de las autoridades del lugar en los temas de viales, señalizaciones, iluminación y reglamento disciplinario”.

La Oficina del Historiador de Camagüey desarrolla el proyecto Ciudad que vivo, ciudad que soy, el cual se integra a la llamada industria del ocio “porque una mejor ciudad, más limpia, más bella y con más cultura, es un beneficio directo para el turismo”.

“Tenemos un programa de desarrollo integral para la ciudad como destino turístico hasta 2024, para el aniversario 510, que incluye mantener la actualización integrada, desde el gobierno hasta todas las esferas de la provincia, para buscar después la marca de Camagüey como destino de playa y de ciudad”, dijo Canteli.

Entre lo más próximo, está el hotel San Juan de Dios. Según declaró a Opciones Elizabeth Hidalgo Hurtado, especialista en inversiones al frente de la obra, contará con 28 habitaciones, en tres niveles, de ellas tres mini suites, snack bar en un patio con fuente. “Otrora fue parte del cementerio de la iglesia de San Juan de Dios, aquí estuvo la celda del padre Olallo. Tendrá una ambientación muy colonial, con tres monjes de bronce a tamaño natural de la artista camagüeyana Marta Jiménez y paredes de ladrillos descubiertos, tratados con resina”, explicó.

En perspectiva estarían los hoteles Habana (20 habitaciones) -según los historiadores, fue el primero que tuvo la ciudad-, el Gran Vía (40), Pichardo (9), ampliación de La Sevillana (48) y la finca La Purísima (15), en la carretera de Santa Cruz.

En un futuro, destaca, el grupo extrahotelero Palmares proyecta una cervecería y taberna, un Café Real, un Ocio Club diferente, renovación del Dimar, especializado  en productos del mar, “donde se prevé mejorar el confort y la calidad de las instalaciones y los servicios”.

Movimiento perenne

Cuando el verano y la intensidad de la operación en esta etapa apenas terminan, el sector calienta motores para recibir la temporada alta. Yadira Abad Sánchez, jefa de brigada del restaurante La campana de Toledo, que junto al Parador de los Tres Reyes conforman un complejo de 200 capacidades de Palmares, explica que para la etapa de mayor afluencia de turismo internacional, revisan los insumos requeridos, se pintan las instalaciones y coordinan los suministros con los diferentes proveedores.

Con ofertas de comida cubana y el plato de la casa, boliche mechado, (carne de res, con beicon y tocineta y salsa criolla), reciben sobre todo a turistas de Canadá, Holanda y Francia en circuitos de recorrido y excursiones de Santa Lucía, fundamentalmente convenidos con las agencias Cubanacán y Cubatur y, en menor medida, con Gaviota y Paradiso.

La perspectiva de incremento del turismo ruso en los meses venideros, dice, los hace estudiar sus costumbres y hábitos.  De acuerdo con Canteli, todo el polo se prepara para ese mercado, el cual tiene estancias de hasta siete días en la playa y que se incrementarán a partir de noviembre entre 10 y 15 días, con excursiones a la ciudad. “Los comentarios en las redes e interacciones con los representantes, muestran que Camagüey les ha gustado, por su cultura, su patrimonio, plazas, hoteles y museos”, indicó.