Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Realidades y proyectos entre manos

La Empresa Metalmecánica Varona, pertenece al Grupo Empresarial de la Sideromecánica (Gesime), del Ministerio de Industrias

Cubas para leche, tanques cisternas para agua y otros líquidos, minindustrias, equipamiento de acero inoxidable para hospitales, proyectos para la creación de asociaciones económicas internacionales para la explotación minera en Cuba y de producciones varias en otras naciones… todo eso se trae entre manos la Empresa Metalmecánica Varona.

“A 40 años de su creación, su principal éxito en las producciones es que enfrentan sin temor el reto de los nuevos proyectos”, afirma Yanet Barceló Pelegrín, directora de Desarrollo de la entidad, fundada el 10 abril de 1978.

Con 877 trabajadores, entre directivos, técnicos, obreros calificados, servicios y administrativos, y cinco Unidades Empresariales de Base (UEB),  -la Enrique José Varona, Vanguardia Socialista, la de Servicios técnicos especializados de parques, Cubana de Bronce y Precam-, tiene también una amplia cartera de productos.

Entre esos hay industrias de pienso para todo el país, muebles neutros, plantas de tratamiento de agua; piezas fundidas y maquinadas de bronce y aceros requeridas por la industria azucarera, transporte y las Fuerzas Armadas, así como de acero al carbono y al manganeso y otras con tratamiento térmico.

De acuerdo con la Directora de desarrollo, la principal ventaja de la empresa es la realización de proyectos de plantas completas, desde su concepción hasta la entrega llave en mano.

“Operamos como administradores de proyectos, lo que permite el encadenamiento productivo, no solo participa la Empresa Varona sino que subcontratamos producciones de otras entidades afines: la encargada del techado, la carpintería o la parte civil, por ejemplo, pues organizamos el trabajo y garantizamos los recipientes, la parte estructural, las bases”.

Varona, apuntó Barceló, es una de las empresas insignia del Grupo Empresarial de la Sideromecánica (Gesime), con altos niveles productivos que dan respuesta a las demandas del país,  la exportación y la sustitución de importaciones de manera rápida y efectiva. En 2013, las ventas alcanzaron los 32 millones, mientras 2017 cerró con 72 658 000 pesos. Este año prevén exportar productos por unos
100 000 dólares, aunque esperan mejorar esos niveles, de constituirse la asociación económica internacional o la empresa mixta.

Con la mirada en la economía nacional

Entre los clientes de mayor peso se encuentran los diferentes grupos empresariales de la agricultura.

Según explicó el joven ingeniero mecánico Ángel de la O, quien actualmente ha participado en el montaje de nuevas tecnologías que precisan más requisitos técnicos, por lo que han tenido que estudiarlas para el diseño y los planos, con el fin de modernizar industrias ya existentes, de manera que los productos tengan calidad superior.

Varios proyectos están relacionados con plantas beneficiadoras de marabú y otras con capacidad de envasado de 10 toneladas, para el Grupo Agroforestal (GAF), así como con procesadoras de yuca, para obtener almidón y harina  destinadas a la Empresa Nacional para la Protección de la Flora y la Fauna.

Según explicó Barceló, el grupo trabaja también en varias panaderías  con el objetivo de  mejorar el equipamiento, además de la fabricación de insumos como artesas y bandejas.

“El incremento en el orden productivo ha sido importante a partir de la cantidad de planes novedosos que desarrollamos para dar solución a muchas demandas del país, que ahora se están integrando en Varona, con la consiguiente disminución de los costos y las importaciones”.

Claramente, nada de eso sería posible sin el respaldo de quienes hacen realidad lo planificado.

Más allá de las fronteras

Especialistas, técnicos y obreros calificados han aportado sus saberes y experiencia a varias ejecuciones fuera del país: una planta de procesamiento de cítricos en Bolivia, otra para almacenamiento de granos en Ecuador; montaje de industria de biolarvicidas en Tanzania; así como centros de recepción, pesaje, beneficio y almacenamiento en cámara fría de vegetales, frutas y tubérculos en Venezuela, entre otros.

“En la actualidad estamos desarrollando nuevos proyectos nacionales y para la exportación, así como en la promoción de asociaciones económicas internacionales”, apuntó la Directora de Desarrollo.

Buena estrategia

Como en otras industrias del país, el plan de 2018 ha tenido modificaciones, dada las restricciones financieras para la adquisición de los recursos de importación imprescindibles para los procesos productivos. En la empresa Varona usan un as que tienen guardado bajo la manga.

De acuerdo con Barceló, una de las principales garantías es que aprovechan hasta el último inventario de materia prima. “Tenemos bajos niveles de inventarios ociosos, y los diseños de proyectos se hacen en función del inventario disponible en almacén, lo que permite dar respuesta a producciones sin depender de fuentes de financiamiento externas para la adquisición de las materias primas”.

Hasta hoy, esa estrategia les da buenos frutos. “Disminuimos nuestros inventarios, a la vez que   aumentamos las producciones”.

Dar pasos al futuro

Uno de los proyectos más importantes durante 2018 es el de la obtención de las colas del níquel -desechos de la extracción del mineral principal-,  en la empresa Ernesto Che Guevara, en Holguín, cuyo procesamiento reduce la contaminación ambiental. “Tratamos de promover la inversión extranjera para la comercialización de esas colas con el fin de obtener componentes importantes que serían utilizados en la industria nacional y en la exportación”, destacó la Directiva.

En ese campo externo se inserta también una licitación en Bolivia, para extraer el litio contenido en la salmuera del salar de Uyuni, con el fin de emplearlo en la fabricación de baterías.  “Estamos también incursionando en este mercado, para insertarnos en el extranjero, así como en un proyecto integral para la producción en el país de 20 000 toneladas de carne de pollo, la cual incluye participar desde los cultivos para la alimentación, hasta la comercialización mayorista de la carne empacada. Son varios los planes y aspiramos que alguno pueda iniciarse durante 2018”.