Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

La semilla es lo primero

Cuba produce buena parte de las semillas que requiere su agricultura. Promover las mejores experiencias es uno de los propósitos de la primera feria especializada en este tema

En el mundo de la agricultura, las cosechas y los frutos que da la tierra, existe una frase que pudiera parecer obvia, pero que encierra mensajes y enseñanzas. “Sin semillas, no hay producción”, dicen, para luego agregar que justo la calidad de las simientes marca la diferencia, si va acompañada de buenas atenciones culturales y el riego que demanda cada cultivo.

En esa cuerda anda Cuba. La semilla es el eslabón fundamental de la agricultura, sin esta no se puede concebir una buena producción y elevados rendimientos, sostiene Manuel Rodríguez Izquierdo, director general de la Empresa Productora y Comercializadora de Semillas, que el 20 de marzo pasado celebró su aniversario 55, con la renovada responsabilidad de llevar cada día mejores simientes a quienes las siembran en los campos.

Estar cerca

Dentro de la agricultura cubana esa empresa juega un papel fundamental, pues logra que se produzcan semillas y se comercialicen hacia las diferentes formas productivas, indicó Rodríguez.

Para enfrentar esa misión de obtener las simientes de hortalizas y de granos que demanda el país, está representada en todas las provincias y en el municipio especial Isla de la Juventud, con unidades de base que reúnen a productores, plantas de beneficio y a una red de tiendas que les permite estar cerca de los principales destinatarios. “Proyectamos seguir extendiéndonos hasta llegar a lugares intrincados y llevar a los productores semillas más frescas, teniendo en cuenta que a partir de la aprobación de la Ley 300 para la entrega de tierras ociosas, se han sumado nuevos actores a la agricultura, quienes necesitan un lugar donde buscar las simientes que requieren sus campos”, explicó.

De acuerdo con el directivo, Cuba no importa semillas de granos y en el caso de las hortalizas, solo aquellas que es imposible producir aquí, por ejemplo las de cebolla y col, que se adquieren por la empresa importadora Alimport. Además, se trae al país parte de la semilla de papa requerida, para su multiplicación y producción.

El pasado año se obtuvieron en total 10 000 kilogramos de simientes de unas 32 especies, entre estas, maíz, frijol y hortalizas como tomate, pimiento, berenjena y pepino. En el caso de la papa, en 2017 se cosecharon para semilla 5 000 toneladas y en 2018 se proyecta obtener unas 5 200 toneladas, una contribución a la sustitución de importaciones.

Fábricas de plantas

Un total de 11 biofábricas para la producción de vitroplantas se suma al universo de las semillas en la Isla. Con una capacidad productiva de 30 millones de plántulas tiene entre sus principales renglones el plátano, la malanga y el ñame, fundamentalmente, así como plantas ornamentales. En la actualidad se trabaja en otros cultivos como el ajo, las flores y la piña, para obtener variedades de mayor calidad y resistencia a las plagas y la sequía.

De acuerdo con el director de la empresa, las biofábricas se encuentran en proceso de rescate y modernización, con la introducción de tecnología de primer nivel. El pasado año, dijo, produjeron 5 000 000 de vitroplantas y este, proyectan “llegar a los 7 000 000 y seguir creciendo en dependencia de las demandas de la agricultura, sobre todo en el plátano, en el cual hemos estado introduciendo nuevas variedades,  junto con el Instituto de Biotecnología de las Plantas (IBP), ubicado en Villa Clara, que suministra las yemas para disponer de especies de plátanos renovadas”.

Tras los fenómenos meteorológicos del pasado año -sequía, huracán e intensas y prolongadas lluvias-, la demanda de vitroplantas y semillas ha aumentado. En lo que va de 2018, dijo Rodríguez, se ha sembrado más frijol y  tomate y en este último cultivo se trabaja en la multiplicación de nuevas variedades, así como en híbridos de pimiento y maíz, con el fin de incrementar las producciones. “Trabajamos muy estrechamente vinculados con los institutos de investigación de Granos, Viandas Tropicales y Hortícolas Liliana Dimitrova”.

Los elegidos

En el surco los productores que agrupa la empresa hacen crecer las semillas. “Son un total de 896 agricultores en todas las provincias, de ellos, 200 catalogados como superiores. En cultivos como boniato y yuca, las fincas reciben las semillas básicas que nos proporcionan los institutos de investigación para su multiplicación en los campos”.

Esa élite, explica, sobresale por la calidad de lo que producen, ya que obtienen las semillas que van a multiplicar y trabajar otros agricultores. Hemos seleccionado a los de mayor calidad por zonas específicas y son nuestros extensionistas por excelencia: cuando siembran una determinada variedad son visitados por otros, quienes las valoran y analizan cómo pueden seguir multiplicándola.

“Pertenecemos al Grupo Agrícola, integrado por 80 empresas y le damos semillas a esta agrupación y al resto para que desarrollen su actividad”, apunta Rodríguez.

Primera Feria Nacional de Semillas

Con el propósito de favorecer los intercambios entre productores sobre las tecnologías de producción de simientes, elevar la cultura sobre introducción de nuevas especies y variedades con posibilidades adaptativas a cambios climáticos, la Empresa Productora y Comercializadora de Semillas organiza del 20 al 22 de abril, su Primera Feria Nacional, en el recinto ferial de Rancho Boyeros.

El encuentro se propone mostrar la posibilidad de utilizar alternativas biotecnológicas para incrementar rendimientos en cultivos de alta demanda agrícola y elevar el nivel científico de los participantes en las tecnologías a desarrollar para la producción de semillas, según explicó en conferencia de prensa el ingeniero Manuel Rodríguez Izquierdo, director general de la Empresa Productora y Comercializadora de Semillas.

Con el lema La semilla es lo primero, el encuentro reunirá a 172 productores de todas las provincias cubanas y del municipio especial Isla de la Juventud y 188 expositores, que representarán todas las ramas agrícolas.

El programa científico incluye 41 conferencias y talleres, relacionados con la propagación de los principales frutales en Cuba, la tecnología de producción de simientes de frutabomba, pastos tropicales, caña de azúcar, solanáceas, cucurbitáceas, flores y tabaco; el injerto herbáceo como vía segura en los sistemas de cultivos protegidos y empleo de vitroplantas,  entre otros.

De acuerdo con Rodríguez Izquierdo participarán en la primera edición de esta feria los institutos de investigación pertenecientes al sistema de la Agricultura; el sector empresarial con los grupos Agrícola, Ganadero, Agroforestal, Tabaco, Artemisa y Mayabeque, sus  empresas y productores, así como instituciones pertenecientes al Ministerio de Educación Superior, la industria azucarera y Biocubafarma.

Durante la feria funcionarán dos áreas demostrativas para la confección de sustratos y posturas, las cuales se comercializarán junto con semillas, plantas ornamentales y literatura sobre temas agrícolas.