Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Nuevo reto para talleres manzanilleros

Se proponen producir este año 40 % de las bombas que demanda la industria azucarera cubana, gestión que sustituye importaciones costosas al país

La generación de proyectos encaminados al desarrollo de productos que sustituyan importaciones altamente costosas, también constituye prioridad de entidades cubanas proveedoras de tecnología para la industria azucarera nacional.

Con ese objetivo trabaja la Empresa de Servicios Técnicos Industriales (ZETI) Comandante Manuel Fajardo Rivero, de la ciudad de Manzanillo, donde se realizaron inversiones para modernizar parte de su tecnología, y ahora se aprovecha sobre todo la experiencia y sabiduría de su fuerza laboral en la fabricación de bombas para la industria azucarera, entre otros renglones.

Conocidos como Talleres Fajardo, este centro fabril por la diversidad de sus producciones deviene eslabón clave en ZETI, como respaldo tecnológico para el sector azucarero, que garantiza el suministro de piezas y agregados como bombas al vacío, coplings, mazas, raspadoras y engranajes de esteras, entre otras.

La entidad manzanillera asumió este año, por encargo del Grupo AzCuba -al que pertenece-, la producción fundamental de las referidas bombas, gestión que incrementará capacidades fabriles y ahorrará a la economía nacional unos 1 500 pesos (en moneda convertible) por cada una, mediante concepto de sustitución de importaciones, destaca el sitio web radiogranma.icrt.cu

El ingeniero Alexander Martínez Pérez, director de Talleres Fajardo, en declaraciones a esta emisora local afirmó que el plan de trabajo de este año se centrará en la fabricación del 40 % de las bombas que necesita el  sector azucarero del país, “propósito donde queremos lograr que nuestra industria sea líder de esa línea productiva en Cuba”.

Subrayó que tienen ahora un plan técnico-económico ambicioso que “supera en más de 10 000 000 de pesos los resultados del año anterior, por concepto de ventas, con la fundición de  raspadores, mazas, coplings y el producto que esperamos sea el insigne de nuestra industria, las bombas.

“Para lograr nuestros propósitos ya tenemos garantizada toda la materia prima, verdadero talón de Aquiles para cumplir con los planes pactados, por lo cual creemos será este un buen año para Talleres Fajardo; los trabajadores aquí tienen plena conciencia de su alta responsabilidad y ponen el máximo empeño para que salga toda la producción”.

La entidad insigne de la provincia de Granma cuenta con 244 trabajadores, garantiza importantes piezas de repuesto para centrales azucareros de este territorio y de Las Tunas, Camagüey, Holguín y Santiago de Cuba. Además asumieron la producción de la Fábrica 9 de Abril, de Villa Clara, cuyas instalaciones fueron dañadas por el paso del  huracán Irma.

Para mejorar tecnología

Sus talleres fueron modernizados con tecnología de punta con  inversiones ascendentes a unos
3 000 000 de pesos cubanos convertibles y 5 000 euros, cuya ejecución beneficiaron, entre otras, las  áreas de fusión del hierro, el moldeo del metal y el maquinado de las piezas, destaca Radio Granma.

También  adquirieron una gran variedad de equipos y herramientas destinados al control de la calidad, entre los que están espectrómetros para medir de manera instantánea la composición química del metal; balanceadoras para los sistemas fotodinámicos de las bombas; fluxómetros, que chequean de forma no invasiva la capacidad de bombeo de las máquinas y vibrómetros.

Al respecto, Martínez Pérez reiteró que “hay nuevas metas para este año; tenemos que seguir cumpliendo los planes que hacía mucho tiempo no se lograban  por la falta de materias primas o rupturas en el maquinado, ahora disponemos de todos los recursos indispensables para que la fábrica no pare las producciones”.

El directivo aseguró que “la parte técnica está, solo queda poner empeño en lo que se debe hacer y demanda tenemos bastante, no solo para la zafra, otras entidades nos contratan principalmente para bombas, eso nos da la medida de la calidad de nuestro trabajo. Con esto le ahorramos al país grandes importaciones” , argumentó.

Centenaria historia

En noviembre del pasado año la Fábrica Comandante Manuel Fajardo Rivero celebró los 100 años de fundada, entidad que tras el Triunfo de la Revolución fusionó el taller creado por Avelino Fernández en 1917 y el de Mariano Bofill, en 1919, cuyos procesos fabriles desde entonces se dedican a la entrega de piezas y equipos para la industria azucarera.

En 1970, mediante un proceso de organización y modernización tecnológica, esta entidad quedó formada por talleres de maquinado, de fundición y de pailería, acompañado del montaje de nuevas máquinas herramientas y horno, que elevaron su capacidad productiva.

Hoy mantiene su liderazgo en la fundición y maquinado de vitales piezas y equipos para centrales azucareros del oriente cubano, a la vez que contribuye, mediante el ingenio y capacidad creadoras de los trabajadores, a la sustitución de importaciones de varios accesorios.