Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Somec Camagüey, garantía de eficiencia en reparaciones de equipos

Relevantes resultados en la reparación capital, media o ligera de equipos de arrastre, que comprende semirremolques, plataformas, silos de cemento, pailas de asfalto y zorras bajas

Un buldócer nuevo le cuesta a Cuba alrededor de un cuarto de millón de pesos convertibles, pero en nuestra empresa se le devuelve la vida útil con poco menos de la mitad, 120 000 pesos de igual moneda.

La información de Dayamí Rodríguez García, directora de la  planta de Soluciones Mecánicas, conocida como Somec, fundada en 1976, abrió la interrogación para abundar más en sus palabras e indagar en los grandes talleres ubicados a la salida de la carretera central oeste, de la ciudad de Camagüey.

Al frente de los 138 trabajadores de esa unidad del Ministerio de la Construcción desde 2014, asegura que es considerable el ahorro a la economía nacional, pues solo en piezas, el gasto no alcanza los 80 000 pesos en la misma moneda , de esos 120 000 que corresponde al costo total.

Conocer a su colectivo, que ya suma más de 35 años dedicados a la reparación de equipos pesados de la construcción, justifica el notable sentido de pertenencia con el cual a diario se enfrenta el proceso productivo.

Subordinada al citado ministerio, puntualmente relacionada con construcción y montaje, y perteneciente al Grupo Empresarial de Equipos y Soluciones Mecánicas, esta es una de las nueve instalaciones de ese tipo que existen en el país, diferenciables entre sí por sus líneas de trabajo o marcas comerciales que reparan, entre estas Volvo, Kamaz y Kunming.

La entidad camagüeyana, al igual que su homóloga de Holguín, se destaca por la diversidad de equipos pesados que rehabilita, a los cuales dirige los diferentes servicios de reparación de motores y maquinado, arreglo de agregados y de chasis, pailería, mantenimiento, chapistería y pintura.

Sus relevantes resultados en la reparación capital, media o ligera de equipos de arrastre, que comprende semirremolques, plataformas, silos de cemento, pailas de asfalto y zorras bajas, además de otros de la construcción, le ubican en un lugar de prestigio en el sector.

Hugo González Yero, especialista principal de producción, comentó que en 2017, de 24 equipos que debían repararse se rehabilitaron hasta el cierre de octubre 44 unidades, cifra que equivale a un 83 % de sobrecumplimiento.

Un servicio integral

Además de su misión fundamental, Soluciones Mecánicas de Camagüey brinda servicios a otras esferas, pues a partir del presente año incorporó a su plan anual la reparación de equipos pesados de empresas como Comunales y Recursos Hidráulicos, y de instituciones subordinadas a los ministerios del Transporte, de la Agricultura y de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, entre otros.

“Actualmente trabajamos en un programa de reparación de maquinarias de Comunales, que incluye tres buldóceres e igual cantidad de cargadores, pertenecientes a las provincias de Ciego de Ávila, Las Tunas y el propio Camagüey”, comentó Dayamí Rodríguez .

La diversidad en las líneas de equipos que se reparan en la planta camagüeyana, unido a la laboriosidad de sus trabajadores, repercute en lo que ingresan anualmente a la economía.

Según explica Alexei García Quintero, director económico de la entidad, en 2017, hasta la fecha, de un plan de 4 608 300 pesos, se registra un real de 4 771 400 pesos, lo cual representa un 104 % de cumplimiento.

Creatividad en función del ahorro

El principal empeño de quienes laboran en Somec es restablecerle la vida útil a maquinarias y equipos, en su mayoría de marcas capitalistas, y tecnologías obsoletas, que incluso hace décadas dejaron de venderse en el mercado pero salen listas para una nueva explotación.

A diario sus trabajadores buscan alternativas ante la inexistencia de piezas de repuesto, que en el mejor de los casos tardan en llegar, y en otros se vuelven inaccesibles por las trabas que impone el bloqueo económico, comercial y financiero, mantenido por Estados Unidos contra el pueblo cubano por más de medio siglo.

En esta actividad creativa destacan los miembros de la Asociación Nacional de Innovadores y Racionalizadores (ANIR) del centro, que durante 20 años continuos han contribuido a que la planta camagüeyana sea merecedora de la condición 8 de Octubre, máxima distinción que se otorga al trabajo de este movimiento vanguardista.

Mario Fernández Santiago, jefe de brigada del área de maquinado y recuperación de piezas, es uno de los obreros que con sus racionalizaciones garantiza los resultados que hoy distinguen a Somec.

Con 38 años en la planta y más de tres décadas como integrante de la ANIR, precisó que dentro de los equipos rehabilitados en el calendario en curso se encuentran varios cargadores Volvo, a los cuales se les implementaron los llamados pinchos removedores, empleados para el transporte de materiales.

La reparación, lograda a partir de raíles de líneas obtenidos en la Empresa de Recuperación de Materias Primas, puso nuevamente en funcionamiento una maquinaria que estaba en desuso desde hacía largo tiempo.

A igual ritmo que trabajadores de vasta experiencia, se afanan jóvenes como Yadián Morales Hernández, quien luego de graduarse en la especialidad de mecánica automotriz, se dedica hace tan solo unos meses a la reparación de agregados de equipos y motores del sistema hidráulico, y ya se prepara para ingresar a la organización innovadora.

El aporte de las soluciones

En el presente año, el efecto económico del quehacer realizado por los 83 afiliados de la ANIR en la entidad es de alrededor de 188 359 pesos dejados de erogar.

Los beneficios que reporta a la provincia y al país el desempeño de esos obreros se constata en el arreglo de cualquiera de los equipos que se integran dentro de sus líneas de trabajo.

La unidad y el elevado sentido de responsabilidad del colectivo de Soluciones Mecánicas de Camagüey son la clave de la eficiencia, lo que convierte a esta planta en centro de referencia nacional en la reparación de equipos de la construcción, vinculados a obras de impacto social y económico, no solo del territorio agramontino, sino también de otras provincias del país. (Danae Marrero Seijo y Maria Rosa Del Sol Orue. Especial de la ACN)