Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Porcicultura, construir el futuro

Exponer los principales avances tecnológicos, resultados del proceso productivo y las principales razas porcinas y sus cruzamientos, capacitar a técnicos, productores y especialistas, son propósitos de la III Feria Porcina

Cuba fomenta un programa de desarrollo en esta rama que ha permitido incrementos discretos pero sostenidos de un producto de alta demanda, tanto para consumos directo, el suministro al turismo, como destinado a la industria cárnica.

El programa porcino prevé alcanzar  10 000 toneladas anualmente hasta las 250 000 en 2022 para lo cual impulsa el aprovechamiento de las inversiones, la innovación tecnológica y el aspecto medioambiental, con la instalación de biodigestores que utilizan los residuales para producir energía y reducir la contaminación.

Entre los principales resultados del programa se encuentran  el aumento de la fabricación nacional de pienso,  evitar las importaciones de esa carne y la entrega de cortes especiales para el turismo, estos dos últimos son posibles por el nivel productivo alcanzado.

De un año a otro

Fuentes del Ministerio de la Agricultura indican que en 2016 el país logró sobrecumplir todos los indicadores intermedios de la producción porcina. En esa etapa se obtuvieron 19 precebas (crías) anuales por reproductoras. Otro de los resultados positivos fue el aumento del peso de las cebas (cerdo listo para la industria) a los 98, 2 kilogramos contra los 89 que se lograban con anterioridad.

En el pasado calendario también se incrementó la carne obtenida por reproductora hasta alcanzar 1 600 kilogramos por cada una. Al cierre de 2016, la producción total fue de 194 975 toneladas.

En 2017, el sector se ha propuesto producir y comercializar 200 000 toneladas de cerdo en pie,  lo cual constituiría un nuevo récord histórico para el país, dijeron directivos en junio pasado en programa televisivo. Del total, 170 000 toneladas serán destinadas para su procesamiento industrial, mientras otras 56 300 toneladas se comercializan para la generación de divisas.

De acuerdo con Maritza Rodríguez, coordinadora general de la III Feria Nacional Porcina, hasta el cierre de octubre, la producción total alcanzó 160 406 toneladas, de un plan de 154 578 toneladas, lo que representó un cumplimiento de 103 7 %.

Una limitante hoy en la producción es la alimentación, tanto en el sector porcino estatal como en los convenios suscritos con los productores, que garantizan más del 90 % del total  de la carne. Ante esa situación, los porcicultores utilizan la tecnología extendida por investigadores del Instituto de Investigaciones Porcina (IIP) de miel y Nuprovit, unidos al aprovechamiento de todos los residuos de cosecha y de las industrias para la nutrición alternativa de nivel nacional, explicó Rodríguez a Opciones.

Hacia la industria

Cuba cuenta actualmente con 37 industrias que sacrifican cerdos, con un ritmo diario superior a los 7 000 animales y un peso promedio entre 85 y 120 kilogramos.

La carne de cerdo tiene varios destinos. Datos de la División Tecnológica Porcina indican que el 39 % del volumen total de carne obtenida se emplea en la elaboración de alimentos ahumados y embutidos, como hamburguesas y croquetas, destinadas a la venta en moneda nacional y divisas. Un 15 % es comercializado como pierna y lomo, y enviado al mercado interno, fundamentalmente al turismo, lo que ha contribuido a la disminución de las importaciones.

El 31 % del total, unas 37 700 toneladas de carne, se manda a la red de comercio y gastronomía.

La mala pasada de Irma

La División Tecnológica Porcina no escapó a los embates del huracán Irma, en septiembre pasado. Datos de la entidad revelan que resultaron afectadas 10 empresas, con un total de 67 Unidades Empresariales de Base (UEB), 325 naves, siete almacenes de pienso, para un total de 89 021 metros cuadrado de  techo afectados. Hasta el momento se han recuperado 30 801 metros cuadrados.

Las empresas más afectadas fueron Matanzas, Villa Clara, Sancti Spíritus, Ciego de Ávila y Camagüey. Los colectivos han recuperado 59 UEB, entre estas, los siete almacenes de pienso y 246 naves porcinas. Quedan por recuperarse 79 naves, de los cuales siete corresponden a la UEB 13 de marzo de la Empresa de Ciego de Ávila, que quedó destruida totalmente.

En su recuperación trabaja la Empresa Nacional de Proyectos Agropecuarios (ENPA), con una inversión prevista para el año 2018.

Un impulso al programa de desarrollo

La tercera edición de la Feria Nacional Porcina, que se desarrolló del 6 al 10 de diciembre, constituyó un impulso a la implementación del programa de desarrollo de este sector, al promover la participación de las empresas y los productores con mejores resultados.

Con la asistencia de productores del sector cooperativo y campesino, estudiantes de ramas afines, el Instituto de Investigaciones Porcinas, la Sociedad Cubana de Porcicultores, y los Grupos Empresariales de Logística (Gelma) y Labiofam, en la feria se expusieron los mejores ejemplares de las razas de cerdos criados a lo largo del país, sus cruzamientos, los avances tecnológicos y resultados en el sector porcino y los logros de las investigaciones, así como reconocieron las mejores soluciones productivas.

De acuerdo con el comité organizador, el encuentro tuvo entre sus objetivos capacitar a técnicos, productores y especialistas, mediante conferencias y talleres con temas como la calidad de los piensos,  la producción de Surfacén (medicamento para el tratamiento del Síndrome de Dificultad Respiratoria en humanos recién nacidos), las enfermedades entéricas del cerdo, tratamientos de residuales, biodigestores y utilización de energía renovable y bioseguridad.

Reconocidos especialistas disertarán también del manejo de la nutrición del cerdo criollo, calidad de la carne y paneles de degustación, producción porcina a pequeña y mediana escalas y uso eficiente del agua, de gran relevancia para el ulterior desarrollo del sector.

El programa de la feria comprendió también cursos breves acerca de la formulación de dietas para la alimentación de cerdos, inseminación, gestión ambiental y energía renovable, así como el juzgamiento de las razas y categorías porcinas. Un jurado especializado premió a los mejores expositores por empresas y estand.