Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Nescor S.A., un proyecto suizo-cubano del presente y para el futuro

Con una inversión de 55 millones de dólares, la multinacional agroalimentaria Nestlé y la Corporación Alimentaria S.A. (Coralsa) erigen un gran complejo industrial en la Zona Especial de Desarrollo Mariel (ZED)

Sellaron nuevamente su alianza estratégica. Ahora a partir de la empresa mixta Nescor S.A. para edificar un complejo agroindustrial destinado a la producción de alimentos con una inversión de 55 millones de dólares y ubicado en la Zona Especial de Desarrollo Mariel (ZED).

Se trata de una nueva entidad constituida por la multinacional agroalimentaria suiza Nestlé y la Corporación Alimentaria S.A (Coralsa), sociedad mercantil de capital cubano, con 22 años de experiencia y accionista de siete empresas mixtas en el país.

La planta se levantará en un terreno de 56 000 metros cuadrados en los que se erigirá una infraestructura de 13 000 m2 distribuidos en dos pisos y, según se informó, el proceso de construcción y puesta en marcha culminará en diciembre de 2019 y entrará en funcionamiento por etapas, en el primer trimestre de 2020.

La instalación fabril procesará y comercializará un amplio portafolio de productos para el consumo local y la exportación, compuesto por snacks a base de cereales, café tostado y molido, condimentos culinarios y bebidas en polvo. En total la capacidad de manufactura anual alcanzará las 18 500 toneladas.

El vicepresidente ejecutivo de Nestlé y CEO para las  Américas, Laurent Freixe, señaló que este proyecto busca expandir la histórica presencia de fábricas de la firma suiza en Cuba, al ofrecer  nuevas oportunidades de crecimiento ya que la capacidad productiva local junto a la experiencia centenaria de su compañía, apoyará al país en materia de competitividad agroindustrial.

En su mensaje durante la ceremonia de colocación de la primera piedra en el lugar donde se levantará la nueva instalación en la ZED Mariel, Freixe calificó esa jornada como muy representativa de una historia larga de casi 110 años de Nestlé en Cuba, pero -insistió- es también la conclusión de un gran trabajo desarrollado en los últimos tiempos por los dos socios y el avance de una nueva etapa de muchos logros.

“Más allá de las cifras, el aporte de nuevas fuentes de empleos y la comercialización de productos tan demandados por la población cubana, son el resultado de una visión del potencial de Cuba, de la voluntad común y de una relación de confianza y respeto”, subrayó el directivo. 

Ilustró con las operaciones industriales de Nescor, las cuales generarán múltiples puestos de trabajo para el país, que irán incrementándose desde 185 empleos directos en el primer año de producción, hasta 260 para el año 2020.

Al referirse al nuevo proyecto, Harold Hoffman, representante de Nestlé en la Mayor de las Antillas, aseguró que la planta fabril está muy bien diseñada, es de alto desempeño, cuenta con una tecnología muy moderna de construcción modular, administración y logística, además de cumplir con los altos estándares y requerimientos de higiene y ambientales propios de esta rama.

 “Al asumir esta obra de gran envergadura -dijo- nuestra compañía demuestra su compromiso con el avance de esta Isla caribeña al apoyar la creación de la infraestructura industrial necesaria para contribuir a su progreso económico y tecnológico, y prueba otra vez su confianza en el mercado cubano y en sus perspectivas de crecimiento; por eso estamos acá, para quedarnos mucho más tiempo.

“Estamos enfrascados en proveer al pueblo cubano de opciones nutritivas que contribuyan a una mejor calidad de vida; cada uno de estos productos son el resultado de años de investigación e innovación para brindar al consumidor local un alimento que cumpla con sus necesidades, gustos y exigencias”.

Para ello mantienen relaciones de trabajo con varios organismos como el Instituto Nacional de Investigaciones Alimentarias, en función de aprovechar al máximo la fuerza laboral calificada que ofrece el país y además contribuir a una mayor capacitación de técnicos y especialistas quienes reciben cursos en el área de calidad de fábricas de Nestlé ya establecidas en la región latinoamericana, en particular en República Dominicana.

En materia medioambiental, explicó Hoffman que es una responsabilidad de toda compañía con interés de establecerse en cualquier parte del mundo, velar por el consumo racional del agua (se conciben en el diseño de la planta de Nescor medidas para la recuperación del líquido pluvial), de la energía, así como la eficacia y moderación en el uso de materiales de construcción con prioridad en los de bajo contenido energético, la reducción del consumo de energía en la calefacción, refrigeración, iluminación y otros equipamientos, al cubrir parte de las necesidades con fuentes renovables, que en general minimicen el impacto ecológico.

Sobre la posibilidad de asumir proyectos en otras zonas del archipiélago cubano, el directivo señaló que ahora se enfocan en este parque agroindustrial aunque podrían evaluarse con el partner cubano  nuevas oportunidades que pudieran surgir para establecerse en beneficio de ambas partes.

“La prioridad actualmente es el mercado nacional pues, en este caso Cuba ofrece muchas posibilidades sobre todo aquí en el Mariel, para producir localmente alimentos que hoy son importados, por eso nos concentramos en reemplazar las importaciones actuales y una vez satisfecha esa demanda creciente, podrían encauzarse hacia las exportaciones, a partir de esta maravillosa plataforma que ofrece precisamente la ZED Mariel.

“Es decir que nunca las ventas al exterior serán en detrimento de la satisfacción de las demandas del consumo interno -puntualizó- tras calificar que por eso se instalan oportunamente en la muy bien establecida y equipada Zona, con toda la infraestructura necesaria para la importación de materias primas, transportación y comercialización mercantil, entre otras facilidades”.

Insistió Hoffman en que estar en ese enclave en desarrollo es un gran beneficio, una buena oportunidad y una decisión muy acertada de este binomio empresarial  de Nestlé y Coralsa, y agradeció el apoyo del socio cubano con más de 20 años de muy fructíferas operaciones en la nación caribeña cuya mejor prueba es la reciente renovación ahora de operaciones conjuntas a partir de la empresa mixta Coralac.

“El equipo de ambas partes se ha dedicado en cuerpo y alma a este trabajo en los últimos meses, por lo que esperamos este sea un proyecto del presente y para el futuro”, comentó.

Ana Teresa Igarza Martínez, directora general de la ZED Mariel, explicó que en coincidencia con el cuarto aniversario de este enclave y luego de concluir el proceso de evaluación, se autorizó la constitución  de la empresa mixta Nescor S.A. y su establecimiento como usuario de la Zona.

“Esta nueva inversión, la primera suiza de la ZED, amplía la presencia de Nestlé en Cuba y demuestra la confianza de los inversionistas extranjeros en el proceso de renovación del modelo económico cubano y la efectividad de nuestra política de inversión extranjera.

La planta de Nescor fabricará y comercializará café tostado, molido y en grano, así como otros derivados del aromático grano, galletas saladas, dulces y cremadas, productos culinarios y otros alimenticios en polvo, de marcas reconocidas con elevados estándares de calidad y utilizando tecnologías modernas y amigables con el medio ambiente.

Con esas producciones se sustituirán considerables volúmenes de importaciones y en los 20 años de vigencia del negocio se reportarán beneficios al país por más de 500 millones de dólares, e igualmente a través de las diferentes fases del proyecto se generarán alrededor de 250 nuevos empleos.

Nescor se suma a los 31 usuarios aprobados en estos cuatro años de arduo trabajo de la ZED Mariel, los que con la presencia de nueve multinacionales y diversificados a través de 14 países representan a diversos sectores como industria, logística, transporte,  biotecnología, construcción y turismo, para un monto total de inversión captada de 1 160,3 millones de dólares y la generación de  4 734 empleos directos.

La directiva aprovechó la ocasión para invitar al empresariado suizo, europeo e internacional en general, a establecerse en la Zona, a la que calificó como un proyecto visionario que brinda una plataforma productiva y logística de primera clase y se afianza como una plaza de inversión extranjera atractiva en la región, y un importante centro de impulso económico para el país.

Betsy Díaz Velázquez, viceministra de la Industria Alimentaria, precisó que  la creación de Nescor marca el inicio de los negocios conjuntos de ese ministerio con participación de capital extranjero en la ZED Mariel.

“Ello -argumentó- se materializa entre dos accionistas con probada experiencia en la producción industrial de alimentos y bebidas, aportando Nestlé, una compañía de reconocimiento internacional, su pericia, alcance y eficacia; mientras Coralsa contribuye con la práctica de más de dos décadas gestionando proyectos en esa rama más el conocimiento del mercado nacional.

“Este momento reafirma la conjunción estratégica con Nestlé y abre una nueva etapa en las relaciones con nuestro país como expresión de la decisión del Gobierno de proseguir nuestro desarrollo con el acompañamiento de capital extranjero como se confirmó en el VII Congreso del Partido, sin desdeñar el papel preponderante de nuestra  empresa estatal socialista”.

 Indicó la Vicetitular que, la industria alimentaria cubana inmersa en su desarrollo hasta 2030, reitera la decisión de transformarse y fomentar nuevos proyectos en esta Zona con la participación y contribución del capital foráneo.

También el presidente de Coralsa, Nelson Arias Moreno comentó que  Nescor, la tercera empresa de capital mixto entre ambas corporaciones, muestra la confianza de los socios extranjeros en su contraparte cubana, confirmando el atractivo de Cuba como plaza de inversión.

La presencia de Nestlé en Cuba data de 1908 con la producción de marcas emblemáticas como La lechera, Milo, Nido y Libbys, llegando a consolidarse en 1959 como uno de los mercados más significativos para la firma suiza en Latinoamérica.

Nestlé es la compañía de alimentos y bebidas más grande del orbe, con operaciones en 190 países. Cuenta con más de 2 000 marcas que van desde los íconos globales como Nescafé y Maggi, hasta otras locales de gran preferencia como por ejemplo Milo y Nido.

La gestión y funcionamiento de la compañía está orientado y basado en su estrategia de Nutrición, Salud y Bienestar. Su sede es en Vevey, Suiza, donde fue fundada hace más de 150 años.