Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

El mundo vota por Cuba

Con 191 votos a favor, 2 en contra y 0 abstenciones, fue aprobada en Naciones Unidas, el proyecto de resolución A/72/L.2

Si no es un record es un muy buen average, por  26 ocasiones consecutivas la voz de la pequeña isla caribeña denuncio la genocida política aplicada contra ella  por los Estados Unidos.

Con 191 votos a favor, 2 en contra y 0 abstenciones, fue aprobada en Naciones Unidas poco después del mediodía del miércoles último, el proyecto de resolución A/72/L.2 titulado «Necesidad de poner fin al bloqueo económico comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba».

El mismo se presenta en la Asamblea General desde 1992, lo que convierte a esta en la vigésimo sexta ocasión consecutiva en que se considera un proyecto de resolución exigiendo el fin del bloqueo. Este 2017, el texto fue registrado por la delegación de Cuba y circulado como documento oficial el pasado 17 de octubre.  

El año pasado, por primera vez en la historia de esta resolución, Estados Unidos e Israel se abstuvieron en la votación y se alcanzó el record histórico de  191 votos a favor. 

El canciller Bruno Rodríguez, dijo que el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por  Washington desde hace más de medio siglo constituye una violación flagrante, masiva y sistemática de los derechos humanos de los cubanos.

Asimismo, insistió en que transgrede el Derecho Internacional y representa un acto de genocidio, porque busca la asfixia económica de un pueblo y rendirlo por hambre y desesperación.

De acuerdo con Rodríguez, el bloqueo constituye el mayor obstáculo para el desarrollo económico y social de la Isla y para la implementación del Plan Nacional, en línea con la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible.

Se trata del principal escollo para el desarrollo de las relaciones económicas, comerciales y financieras de Cuba con los Estados Unidos y el resto del mundo, subrayó.

El canciller puso en la sesión de la Asamblea General ejemplos concretos del impacto del cerco en sectores clave para cualquier nación, en particular la salud de la población.

En su discurso, afirmó que cálculos realizados de forma rigurosa por instituciones cubanas, cifran las pérdidas causadas por el cerco estadounidense en 4 305 millones de dólares, entre abril del 2016 y abril del 2017.

Rodríguez recordó además que en junio pasado, el presidente norteamericano, Donald Trump, anunció su política hacia la Isla, centrada en el bloqueo y su endurecimiento como eje central, pese al rechazo mundial y dentro de su propio país a esta hostilidad.

«Preside un gobierno de millonarios destinado a aplicar medidas salvajes contra las familias de menos ingresos y los pobres de este país, las minorías y los inmigrantes. Sigue un programa que alienta el odio y la división. Pregona un peligroso excepcionalismo y supremacismo, que disfraza de patriotismo y que provocará más violencia»', dijo.

El canciller de la mayor de las Antillas afirmó en la Asamblea General que su país jamás renunciará a construir una nación soberana, independiente, socialista, democrática, próspera y sostenible.

«En la actual coyuntura, este texto cobra especial relevancia frente al retroceso que significan las acciones del nuevo gobierno de los Estados Unidos contra Cuba», afirmó. (Fuente.PL)