Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Camagüey, entre las más afectadas por la sequía

El 55 % del territorio cubano ha sido afectado por la sequía en los últimos 12 meses, y Camagüey es una de las provincias más dañadas por ese fenómeno

El 55 % del territorio cubano ha sido afectado por la sequía en los últimos 12 meses, y Camagüey es una de las provincias más dañadas por ese fenómeno, según el Boletín de la Vigilancia del Clima.

Además de esta provincia han sufrido mayor afectación Villa Clara, Cienfuegos, Sancti Spíritus, Ciego de Ávila y Las Tunas.

Similar situación impactó a 67 municipios y los más críticos resultaron Cruces, Lajas, Palmira y Rodas (Cienfuegos), así como Caibarién, Encrucijada, Placetas, Ranchuelo, Remedios y Santo Domingo (Villa Clara).  Además, aparecen en el grupo Jatibonico, Taguasco y Yaguajay (Sancti Spíritus),  y Baraguá, Ciego de Ávila, Ciro Redondo, Florencia y Primero de Enero (Ciego de Ávila).

Un 19 % del área nacional recibió la calificación de severa a extrema, un 16 % de moderada y el 19 % de débil, según el último número de esa publicación del Centro del Clima, perteneciente al Instituto de Meteorología.

La evolución desfavorable de los acumulados de las lluvias en las regiones central y oriental del país, en el último trimestre propició el incremento de las áreas impactadas con sequía meteorológica de corto período, cuando se produce una escasez continuada de las precipitaciones.

En el caso de agosto es el segundo mes del período intraestival y uno de los dos que menos aguaceros aporta a la etapa lluviosa en Cuba.  

No obstante, ocurren chubascos y tormentas eléctricas, principalmente durante la tarde y primeras horas de la noche, asociadas al paso de sistemas de la zona tropical, tales como las ondas y las bajas tropicales y al calentamiento diurno.

También es un mes en que comienza a incrementarse la actividad ciclónica sobre la nación, aunque su frecuencia es solo la mitad que la correspondiente a septiembre.

Una sequía se caracteriza por un prolongado período  anormalmente seco, aunque en la actualidad son mayores que antaño, muestra de los efectos del cambio climático.

El problema es considerado un desastre natural e implica un desequilibrio hidrológico por el hecho de que los suministros de agua presentan niveles inferiores a los normales.

Las sequías son clasificadas de acuerdo con la medición de temperatura, evaporación, transpiración, precipitación, escorrentía y los datos de humedad del suelo en una zona específica.

Pueden ser meteorológica;  agrícola cuando la cantidad de humedad del suelo ya no es suficiente para la que los cultivos necesitan;  hidrológica, cuando los suministros de agua de la superficie terrestre y del subsuelo son deficientes e inferiores a los normales y socioeconómica, cuando afecta las actividades de los seres humanos.  (Adelante digital)