Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Dispuesta Cámara de Comercio de Cuba a continuar su trabajo con las entidades homólogas y empresas estadounidenses

Declaración de la Cámara de Comercio de la República de Cuba sobre declaraciones del Presidente Donald Trump

El pasado 16 de junio, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, firmó una directiva de política denominada “Memorando Presidencial de Seguridad Nacional sobre el Fortalecimiento de la Política de los Estados Unidos hacia Cuba” y  derogó la Directiva Presidencial de Política “Normalización de las relaciones entre los Estados Unidos y Cuba”, emitida por el presidente Obama el 14 de octubre de 2016.

 

La Cámara de Comercio de la República de Cuba desea expresar su absoluto apoyo a la Declaración del gobierno revolucionario cubano emitida al conocerse la nueva posición del gobierno de los Estados Unidos en su política hacia nuestro país, y reafirma su compromiso de seguir acompañando los cambios que soberanamente  el pueblo cubano y sus instituciones determinen para perfeccionar nuestro sistema económico y social.

 

Esta nueva política, ignorando el interés creciente del sector privado de los Estados Unidos en establecer un intercambio comercial bilateral mutuamente beneficioso, afectará, lamentablemente, los progresos alcanzados en los dos últimos años, los cuales han favorecido a muchas compañías y empleados estadounidenses.

 

La Cámara de Comercio de la República de Cuba espera que el sector empresarial de los Estados Unidos, sus Cámaras de Comercio y los políticos comprometidos con los mejores valores universales  puedan conseguir revocar este tipo de políticas que impide un  cambio positivo  en los Estados Unidos a favor del entendimiento internacional, el crecimiento económico  y el progreso social.

 

La Cámara de Comercio de la República de Cuba expresa su permanente disposición de continuar trabajando con las entidades homólogas y empresas estadounidenses  en el sentido de facilitar el conocimiento de las posibilidades de negocios en Cuba, con la esperanza de que las empresas de Estados Unidos dejen de ser rehenes de una política injusta, contraria al derecho internacional y rechazada en el mundo entero.