Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Dedican ron Gibara 1817 a nuevo destino turístico cubano

En una de las jornadas de la Feria Internacional de Turismo (FitCuba 2017), la corporación Cubaron le obsequió a esa urbe el novedoso producto con motivo de sus 200 años de fundada

El nuevo ron Gibara 1817, recién presentado en FitCuba, es un homenaje de la empresa Cubaron a la bella ciudad  holguinera que este año precisamente cumple 200 años de fundada con una renovación de su planta hotelera y un desempeño impecable en su infraestructura turística.

Isabel Cristina Rivero Páez, aspirante a maestra ronera y trabajadora de la fábrica de Cárdenas, Matanzas, de la Corporación Cubaron, participó de una manera muy especial en la presentación del nuevo destino turístico holguinero pues aprovechó la ocasión para obsequiar a esa urbe del oriente cubano, un producto de exquisita factura y reconocida calidad.

La experta explicó que en la confección del nuevo ron se tuvo en cuenta toda la tradición cultural e histórica de la ciudad gibarense, de sus parques y plazas, de sus raíces y costumbres, hasta lograr una semejanza que permite a quien lo deguste evocar esa localidad marinera por excelencia.

“Un aroma y sabor que transmiten firmeza, y a la vez resultan suave y delicada, una mezcla muy  particular y creativa que se torna bien agradable para el paladar más exigente, donde al bebedor, tras el primer trago, queda con muchos deseos de tomarse otra copa de ron”, precisó la especialista.

En conversación con el semanario Opciones, Rivero Páez señaló que el Gibara 1817 es ahora una producción única, que reciben las autoridades del Gobierno provincial de Holguín de manera simbólica, y próximamente se realizará una versión para comercializar en la red hotelera y extrahotelera, sobre todo de la región oriental del país.

Subrayó que se trata de una bebida de bases muy exclusivas, un compuesto logrado a partir de una selección especial, de elementos con mucho tiempo de añejamiento y que han sido celosamente guardados y custodiados por los maestros roneros de Cubaron.

En honor a esta ciudad, declarada como destino turístico, este ron es también un embajador de la cultura gibareña, por ello en la etiqueta de la botella se identifica a ese pueblo, la costa, el cangrejo azul, el ambiente de los pescadores.

“Su color ámbar rojizo sugiere los árboles maderables de caoba y cedro que en un tiempo se cultivaron mucho aquí e incluso se exportaban; por eso entre sus componentes existe un balance armónico, no hay uno sobresaliente sino todos acoplados, en plena armonía, similar a lo que ocurre en esta Villa Blanca de los cangrejos, como se le conoce a Gibara”, apuntó.

Y, a modo de recomendación, la candidata a maestra ronera alegó que “este producto se debe ir bebiendo poco a poco, como cuando tenemos algo y no queremos que se nos acabe”.

Durante una de las jornadas de FitCuba representantes de la corporación Cubaron hicieron una exposición sobre la cartera de productos de la empresa en todas las marcas reconocidas como Cubay, Santiago de Cuba, Caney, Varadero y, por supuesto, lo más novedoso resultó el Gibara 1817, que devino un gran brindis por esa ciudad de tanto encanto para los vacacionistas nacionales y, sobre todo, extranjeros.

Al dejar oficialmente inaugurada la localidad gibarense como nuevo destino turístico cubano, el ministro del sector, Manuel Marrero, detalló que allí se ejecuta desde hace más de cinco años un programa inversionista para reanimar sus parques, plazas, e incrementar la capacidad de alojamiento.

Este es un lugar enaltecido en primer lugar por sus pobladores, hospitalarios, orgullosos y solidarios, así como por sus bellos y exuberantes paisajes, sitios arquitectónicos e históricos y el trazado perfecto de calles y casas, que animan a artistas y creadores a dedicarle sus más disímiles obras: una pintura, una canción, una puesta en escena y hasta un nuevo ron.

Desde 2010 se impulsa el avance turístico de esta zona, por donde desembarcó el almirante Cristóbal Colón en 1492, y que hoy, con el apoyo de las autoridades locales y a partir de la experiencia de otras ciudades patrimoniales del país, como Trinidad, revierte el deterioro y renueva sus  valores de todo tipo.

Muy amigables con el medio ambiente resultan cada uno de los proyectos en marcha y los otros por ejecutar, como los relacionados con la reanimación de parques, plazas e instalaciones del centro histórico, y que cuentan siempre con la activa participación de los pobladores de ese costero municipio holguinero.

Promueven además el rescate de platos típicos del lugar para reestructurar las ofertas gastronómicas y culturales en general.

Marrero anunció la restauración de los hoteles patrimoniales Vallado y el Encanto Bahía Almirante, que prevén inaugurar en el contexto del próximo Festival Internacional de Cine de Gibara; y con el grupo Cubanacán se han restituido varios centros como El Faro -el más antiguo de los balnearios activos en el país-, y los hoteles Ordoño y Arsenita, de 27 y 12 habitaciones respectivamente.

Ya funcionan además el Club náutico de Gibara, el restaurante de gastronomía marinera Río de Mares y el hotel Plaza Colón, de 14 habitaciones.

Completan la oferta turística gibarense las casi 40 casas de arrendamiento particular que suman unas 78 habitaciones, más siete restaurantes no estatales.

FitCuba en su edición de 2017 se efectuó por primera vez en el oriente cubano y contó con la participación de  2 600 empresarios, turoperadores, agentes de viajes, representantes de  líneas aéreas y proveedores cubanos y extranjeros,  de más de 40 países, y unos 170 profesionales de la prensa acreditada.

En la convocatoria para el año próximo, el Ministro del ramo anunció que Cayo Santa María, en la central provincia de  Villa Clara, será la sede del evento, y Reino Unido sobresale como la nación invitada de honor, además de dedicarse al turismo de sol y playa, uno de los principales atractivos que ofrece la Mayor de las Antillas a sus visitantes.