Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Cumplen azucareros con la zafra chica

La alta disponibilidad de materia prima garantizará que una decena de centrales sobrepasen los 150 días de zafra y aprovechen, sobre todo, los meses propicios de febrero, marzo y abril

Con el arranque de los 45 centrales previstos para incorporarse a la cosecha antes del cierre de año, los azucareros agroindustriales cubanos cumplieron su compromiso productivo en la llamada zafra chica (noviembre-¬diciembre) y ahora se aprestan a enfrentar el mayor reto de la actual temporada.

Precisamente los meses de enero, febrero, marzo y abril constituyen el período favorable para la maduración de la caña de azúcar en el país y es la mejor época para la zafra, donde la gramínea inicia la acumulación de energía en forma de sacarosa en los entrenudos del tallo hasta alcanzar su máxima concentración y por tanto el mayor rendimiento.

La presente contienda azucarera 2016-2017, se inició el pasado 8 de noviembre por el ingenio Harlem, de la provincia occidental de Artemisa, a la que se fueron sumando los centrales con mayor disponibilidad de materia prima y los recursos tecnológicos necesarios para desarrollar moliendas de más de 140 días, con el objetivo supremo de elevar la eficiencia de esa industria.

En esta zafra, 96 % de los cortes de caña se realizarán de forma mecanizada, con una considerablemente disminución de la fuerza de macheteros (ahora menos de 10 000), como parte de la política de humanización de las labores de la cosecha iniciada por el Comandante Ernesto Che Guevara en los años 60, entonces como ministro de Industria.

No obstante, se proponen duplicar los resultados del año 2010 cuando iniciaron el programa de recuperación de la producción azucarera en Cuba, esta vez con 54 centrales activados -16 más que en aquella campaña-, los cuales cuentan con el respaldo de un mayor volumen de caña a moler.

Mantener 12 % de crecimiento

Leobel Pérez Hernández, comunicador institucional del Grupo Azucarero Azcuba, explicó que solo cinco centrales, todos de las provincias orientales, región que el año pasado sufrió una intensa sequía, tienen planificado trabajar menos de 100 días, entre ellos el Panamá y Colombia, los cuales tras varios años sin hacer azúcar, reanudan sus labores en esta temporada.

El especialista precisó que la producción azucarera en la Isla, a pesar de enfrentar en los últimos años múltiples dificultades por carencia o llegada tardía de recursos tecnológicos para la preparación de las fábricas y áreas cañeras, adversidades climatológicas, falta de caña, entre otras causas, ha mantenido 12 % de crecimiento de su producción como promedio anual desde el año 2010.

Destacó que a partir de ese momento el país adoptó un grupo de medidas encaminadas a potenciar el incremento de los resultados productivos de este importante rubro exportable, a la vez que el Grupo Azcuba (dirige, orienta y controla el sector azucarero en el país) concentró su labor empresarial en misiones más específica, se aligeró la estructura burocrática e incrementó el financiamiento de los recursos necesarios.

Recalcó que en el presente período hay más caña, con 46 % de crecimiento en áreas cultivables y 54 % en rendimiento, y apuntó  que “este año el clima se ha comportado favorable y eso ha permitido que la graminea logre una maduración adecuada, con el consiguiente aumento de su contenido de sacarosa; por tal razón, esperamos que esta cosecha resulte superior en relación con el volumen real alcanzado en la temporada anterior, lo cual contribuiría a mantener el 12 % de crecimiento de los últimos años”, explicó.

Otro elemento positivo de la actual cosecha, según Pérez Hernández, se aprecia con la incorporación de la nueva tecnología a la zafra (tractores, camiones y combinadas), que representan una tercera parte de los medios empleados en esta temporada; sin embargo, garantizan las dos tercera parte de la cosecha.

Mayor control

Pérez Hernández comentó que unido a las condiciones climatológicas propicias que prevalecen en esta temporada, se concentra el esfuerzo en un mayor control del uso de los portadores energéticos y de los recursos disponibles en sentido general, “que sin dudas, contribuirán decisivamente a mejorar los costos, lograr mayor productividad y el consiguiente beneficio que favorecen en esta temporada tanto los rendimientos agrícolas como industriales”.

Entre las nuevas técnicas incorporadas a la zafra destaca el ingreso de combinadas de tecnología brasileña, de mayor rendimiento, las cuales se suman al parque de estos equipos de corte, que contarán con el respaldo de más de 880 camiones Kamaz remotorizados y otros 472 nuevos con capacidad para transportar al ingenio unas 60 toneladas de caña por viaje. También varias fábricas contarán con modernas pesas digitales capaces de medir con exactitud los volúmenes de la materia prima enviada al basculador, lo cual es una garantía no solo tecnológico sino además del balance contable. Igual, como parte del proceso de empleo de las nuevas técnicas, a la mayoría de estos medios de corte y de tiro de las cañas, se le va implantando el Sistema de Gestión y Control de Flotas en tiempo.