Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Nuevo “Oscar” para el Hotel Nacional de Cuba

Turistas votaron por él hasta conseguirle, por duodécima ocasión, el World Travel Awards en 2016

La emoción de ser protagonista de una película de los años 40 o 50 del pasado siglo; el cosquilleo de sentirse como un famoso; la posibilidad de viajar al pasado y poder apreciar una vista panorámica de parte de La Habana,  son sensaciones que no se consiguen en cualquier lugar. Sin embargo, esa combinación es posible en el Hotel Nacional de Cuba, según las opiniones de sus huéspedes.

Por esa capacidad de atrapar el corazón de quienes lo visitan,  por el trabajo de los techos del lobby y su  majestuosidad, avalada con la condición de  Monumento Nacional, el fresco de sus zonas verdes y la calma de sus espacios exteriores, los turistas votaron por él hasta conseguirle, por duodécima ocasión, el World Travel Awards en 2016, un respaldo a su bien ganado reconocimiento como líder de la hotelería en Cuba.

Estos premios creados para reconocer, premiar y celebrar la excelencia en todos los sectores de la industria de los viajes y el turismo mundial  fueron establecidos en 1993 y alcanzará mayor relevancia en los últimos 16 años hasta considerarse  mundialmente como el sello final de calidad.

El World Travel Awards premia lo extraordinario y al decir de los clientes este hotel les proporciona un viaje al pasado, el conocimiento de la historia, de las tradiciones y se respira cubanía, desde los símbolos patrios que adornan la arquitectura exuberante hasta el ambiente interno.

Es alabado por su elegancia. Con sus cañones es comparado con un museo, y por la hospitalidad, con la casa de la familia. “El bar es como estar en la película El Padrino”.

“…al acercarme a semejante lugar ya sentí en mi piel que no me había equivocado”, dicen de esta instalación que el 30 de diciembre venidero celebrará su aniversario 86.

Operado por la cadena hotelera Gran Caribe, el Hotel Nacional de Cuba, declarado Memoria del Mundo por la Unesco, recibe este “Oscar” de la hotelería con la intención de perpetuar su historia y seguir sumando por muchos años más huéspedes en sus 439 habitaciones, clientes en los variados restaurantes y bares, donde pueden disfrutar desde la comida internacional hasta la más criolla, y observar a personalidades de la cultura, la política y la ciencia en  su Salón de la Fama.