Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Alista BioCubaFarma nuevos proyectos en la ZED Mariel

Ello cobra gran relevancia para BioCubaFarma teniendo en cuenta que a escala internacional el año anterior cerró con 2 438 registros de patentes concedidos

Entre los proyectos que se abren paso en la Zona Especial de Desarrollo (ZED) Mariel, destacan en diferentes etapas de aprobación y ejecución los del Grupo BioCubaFarma, a partir de los beneficios ofrecidos allí en cuanto a los regímenes comercial, tributario, jurídico y arancelario, entre otros.

En la zona A3 de ese enclave, por ejemplo, se conciben una planta para la producción de bacterias y de nuevas formulaciones, del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB); avanza otra para la investigación, el desarrollo y la producción de biosensores y otros productos afines, instrumentos, servicios y asistencia técnica, así como una parte del Complejo Farmacéutico de Sólidos Orales. 

Al asegurar que esta es una de las maneras más eficaces de ir renovando su parque industrial de cara al futuro más inmediato, el doctor Gus­tavo Sierra González, director de política científica del Grupo de las Industrias Biotecno­lógicas y Farmacéuticas, BioCubaFarma, se refirió a los esfuerzos por actualizar la cartera de proyectos en el sector, acorde con la Ley de Inversión Extranjera que promueve todas las modalidades de negocios con capital foráneo.

“Ello permite –dijo- poder pactar tempranamente nuestros proyectos científicos con partners internacionales para invertir en el desarrollo de los productos y su comercialización hacia determinados mercados con un marco legal seguro.”

Durante una conferencia impartida en La Habana en el contexto del evento internacional Desafíos mundiales de la propiedad industrial, convocado por la Oficina Cubana de la Propiedad Industrial (OCPI) y la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), el directivo subrayó el alto índice de explotación comercial de patentes del Grupo que en 2015 fue de  58 % (el dato a nivel global es de aproximadamente  35 %).

Ello cobra gran relevancia para BioCubaFarma teniendo en cuenta que a escala internacional el año anterior cerró con 2 438 registros de patentes concedidos, la mayoría de los cuales pertenecen a la rama de la biotecnología, seguida por los equipos médicos y de diagnóstico.

El Grupo de las Industrias Biotecnológica y Farmacéutica -BioCubaFarma- constituye una organización empresarial que produce medicamentos, equipos y servicios de alta tecnología, a partir del desarrollo científico técnico con destino al mejoramiento de la salud del pueblo,  la generación de bienes y servicios exportables y tecnologías de avanzada en la producción de alimentos.

BioCubaFarma cuenta con 48 empresas: 19 productoras de medicamentos, equipos y tecnologías, tres comercializadoras y tres de servicios, nueve sociedades mercantiles en Cuba y nueve en el exterior y cinco empresas mixtas allende los mares.

Su contribución es vital para la Mayor de las Antillas al incorporar nuevos medicamentos para renovar el cuadro básico destinado a la población a la que ofrece fármacos exclusivos de elevadísimo precio a nivel mundial, además de generar ingresos y aportar divisas al país a partir de productos competitivos de valor agregado bajo el principio de ciclo cerrado de las investigaciones, con altos estándares para su exportación y hacer sostenible así, el suministro subsidiado al Sistema cubano de Salud.

Para ello todos los años incrementan la introducción, producción y comercialización de diferentes medicamentos que han logrado un impacto en el tratamiento de enfermedades relacionadas con especialidades como Pediatría, Oftalmología, Terapia Intensiva, Infectología, Neumología, Cardiología  y la Atención Primaria de Salud.

Sierra ilustró la labor del Grupo y,  en particular, el avance del sector  biotecnológico con el impacto en varios programas de salud como el del enfrentamiento a la diabetes a partir de productos novedosos, genéricos, naturales, equipos y diagnósticos (glucómetro, heberprot-p, ateromixol, metformina, glimepiride, lecitina de soya, glibenclamida, atorvastatina)

También ejemplificó con los equipos de alta tecnología y el suministro continuado y creciente de estos en las neurociencias, la medicina intensiva, el diagnóstico y otras áreas; además de lo relacionado con el programa del cáncer: reducción de su incidencia en hígado por el virus de la Hepatitis B (vacunación masiva profiláctica específica) y la demostración de superioridad en eficacia e inocuidad de la vacuna terapéutica VAXIRA y del  Nimotuzumab en cáncer de pulmón de células no pequeñas.

El director de política científica de  BioCubaFarma abundó en el tema, al señalar la confirmación del efecto en supervivencia y el valor de la concentración de EGF como predictor de buen efecto de la vacuna terapéutica CIMAvax–EGF en cáncer de pulmón de células no pequeñas y el uso del Umelisa PSA para pesquisar el de próstata, segunda causa de muerte en el sexo masculino.

 

Entre sus principales programas de investigación y desarrollo ubicó a las vacunas (profilácticas y terapéuticas), los biofármacos originales y similares, los medicamentos Genéricos y Productos Farmacéuticos de Avanzada, los sistemas para diagnóstico temprano y prevención del cáncer, malformaciones y otros.

 

Se dedican también a los equipos médicos de avanzada tecnología y la biotecnología Agropecuaria, a la medicina natural y tradicional, las neurociencias y Neurotecnología, las tecnologías y productos para la salud buco-dental.

 

Totalizan 450 proyectos, de estos, cerca de 170 con patentes concedidas  y unos 35 en proceso de solicitarlas, más 164 referidos a medicamentos genéricos con tecnología o know how como valor intangible principal.

 

Reconoció Sierra que la riqueza fundamental de Biocubafarma está dada en el alto nivel de instalación de las buenas prácticas de manufacturas que aseguran la calidad de sus productos de forma competitiva en cualquier mercado pero - aclaró- el valor esencial lo constituyen sus recursos humanos, de una elevada calificación técnica y profesional, unos 22 000 trabajadores científicos que aseguran la investigación, desarrollo, producción y comercialización, basados en un ciclo cerrado que garantiza la sostenibilidad del sector.