Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Malmierca visita este martes la Cámara de Comercio de EE.UU.

Allí dialogará con directivos y empresarios de diversos

El ministro cubano del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca, visita hoy la Cámara de Comercio de Estados Unidos, donde dialogará con directivos y empresarios de diversos sectores.

En la sede de la organización, que representa los intereses de más de tres millones de negocios en el país norteño, el Titular será recibido por el presidente de la Cámara, Thomas Donahue, y el vicepresidente ejecutivo y jefe de Asuntos Internacionales, Myron Brilliant.

Asimismo, conversará con el ex secretario de Comercio Carlos Gutiérrez, quien encabeza el Consejo Empresarial Estados Unidos-Cuba (USCBC), entidad creada en septiembre pasado por la Cámara para impulsar las oportunidades de negocios y remover barreras en el acercamiento a la Isla.

Acompañan a Malmierca el presidente de la Cámara de Comercio de Cuba, Orlando Hernández, y funcionarios de la Cancillería, del Banco Central y de empresas de la mayor de las Antillas, delegación que arribó aquí el domingo para una visita de trabajo prevista hasta el jueves.

La víspera, Hernández adelantó a Prensa Latina que durante la jornada se celebrarán encuentros con representantes de compañías estadounidenses líderes en el turismo, la biotecnología, la maquinaria y la industria alimentaria, entre otros sectores.

De acuerdo con el directivo, la estancia en la Cámara de Comercio permitirá realizar un balance sobre la actual situación y determinar dónde están las principales barreras, en un escenario marcado por la vigencia del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto a la nación caribeña por más de cinco décadas.

Hernández reconoció que la entidad estadounidense lleva 15 años abogando por el fin del bloqueo, y destacó el beneficio que su levantamiento traería para ambos países.

La Cámara ha desempeñado, además, un importante papel en el proceso activado el 17 de diciembre de 2014, para avanzar hacia la normalización de relaciones, dijo.

Ese día, los presidentes Raúl Castro y Barack Obama anunciaron el acercamiento bilateral, tras más de medio siglo de distanciamiento, a partir de la hostil política de Washington.

En noviembre pasado, sesionó en La Habana el USCBC, ocasión para la cual viajaron a la Isla más de medio centenar de importantes empresarios norteamericanos, de compañías como American Airlines, Boeing, Heinz Krfat, Home Depot, Sprint y Stanley Morgan.

Entonces, Malmierca recibió a Brilliant, con quien dialogó sobre las potencialidades de la economía cubana y los obstáculos al comercio bilateral representados por el bloqueo.

 

Visitan a Cuba congresistas estadounidenses

Siete congresistas estadounidenses coincidieron  en La Habana respecto a la necesidad de levantar el bloqueo contra Cuba y continuar avanzando en el proceso de normalización de relaciones entre los dos países.

Los legisladores, miembros de la Cámara de Representantes del Congreso norteamericano, comentaron que uno de los objetivos de su visita es conocer acerca de los cambios económicos que están sucediendo en la Isla.

La congresista demócrata por el estado de Florida, Kathy Castor, comentó que representa a una comunidad que ha estado comprometida  e instó al presidente Obama a restablecer vínculos diplomáticos con la Isla.

“Luego de esta visita estoy mucho más convencida de que el embargo (bloqueo) debe terminar. Sabemos que depende, en su gran ma­yoría del Congreso, y por ello trabajamos con prisa para eliminarlo”, dijo Castor.

En sus declaraciones a la prensa Castor agregó que la firma del Memorando de En­ten­di­mien­to para el establecimiento de vuelos re­gulares entre Cuba y los Estados Unidos, que se efectuará este martes en La Habana, cons­tituye un paso muy im­portante en el ca­mino de la normalización.

Expuso su deseo de que este nuevo acuerdo, que rubricarán Adel Yzquierdo Rodríguez, mi­nistro del Transporte y Alfredo Cordero Puig, presidente del Instituto de Aeronáutica Ci­vil de Cuba y Anthony R. Foxx, secretario de Transporte y el em­ba­ja­dor Charles H. Rivkin, secretario Adjunto pa­ra Asuntos Económicos y de Negocios del De­partamento de Estado, permita fortalecer los intercambios culturales, religiosos y co­merciales en ambas direcciones.

Por su parte Tom Emmer, legislador republicado por Minnesota, declaró que se en­cuentran en una misión para levantar el bloqueo dentro del hemiciclo.

También comentó sentirse optimista so­bre los diferentes pasos que se dan y que existe una oportunidad real de acabar con estas restricciones.

Para John Garamendi, representante de­mó­crata por California, el embargo es dañino pa­ra Estados Unidos, para  Cuba y para los ne­go­cios en común.

Los integrantes de esta delegación bipartidista  refirieron que cada día se ganan más aliados dentro de los Estados Unidos, pero que todavía hay mucho trabajo por hacer en el Capitolio para ver el fin de las políticas de agresión que se han mantenido por más de medio siglo.

Según trascendió los congresistas se reunieron en horas de la tarde del lunes con el viceministro primero de Relaciones Ex­te­rio­res, Ma­r­celino Medina, con quien repasaron el estado actual de las relaciones bilaterales.

El grupo, que se encuentra en La Habana desde el pasado sábado, está integrado además por los republicanos Paul Gozar (Ari­zona) y Mi­ke Bishop (Michigan), y los de­mócratas Alan Lo­wen­thal (California) y Bren­dan Boyle (Pen­nsyl­vania). Todos tienen planeado este martes visitar la Zona Especial de Desarrollo Mariel an­tes de regresar a Es­tados Unidos.

Empresa norteamericana de tractores producirá en Cuba

Sin apenas tocar tierras cubanas, los tractores de la compañía estadounidense Cleber LLC ya aran en la opinión pú­blica internacional y las relaciones entre Washington y La Habana.

Esta pequeña compañía fundada el año pasado por un hombre de negocio de origen cubano, Saul Berenthal, y un norteamericano, Horace Clemmons, busca llevarse la arrancada del deshielo del Estrecho de la Florida y ser la primera em­pre­sa en instalarse en la Zona Especial de Desarrollo Mariel (ZEDM), el proyecto de infraestructura e inversiones más im­por­tante de Cuba en estos momentos.

Y hace poco Cleber LLC, con sede en Alabama, dio un paso que la pone un poco más cerca de sus objetivos.

La Oficina de Control de Activos Extranjeros, una de las entidades que maneja bajo cuatro llaves el comercio norteamericano con Cuba, le otorgó la semana pasada una inédita licencia para montar una planta con la que piensan producir anualmente hasta 1 000 tractores de pequeño porte.

Antes habían conseguido el permiso del Departamento de Comercio, que junto al del Tesoro son los que gestionan las principales medidas ejecutivas de la administración de Barack Obama para cambiar la aplicación de algunos aspectos del bloqueo, que aún se mantiene en pleno vigor.

Cleber presentó el año pasado la ficha preliminar de su proyecto ante la Oficina de la ZEDM y fue bien acogida.

Tras cerca de nueve meses esperando la respuesta de las autoridades norteamericanas, ahora puede iniciar los trámites establecidos para instalarse en esa Zona Especial de Desarrollo, donde ya están ubicadas empresas de México, Brasil y España y que cuenta con cientos de solicitudes de diversas partes del mundo.

Pero si algo no le ha faltado a Horace Clemmons y Saul Beren­thal para estar al frente de gigantes de la industria norteamericana es voluntad.

Según la AP, los fundadores de Cleber se conocieron cuando trabajaron en IBM en la década de 1970. Los dos dejaron la compañía para formar una exitosa empresa de software para máquinas registradoras que llegó a ganar 30 millones de dólares al año y que vendieron en 1995.

Su proyecto actual consiste en ensamblar piezas disponibles de forma comercial para fabricar un tractor de 25 caballos, duradero y de fácil mantenimiento, que se venderá por menos de 10 000 dólares, según los propios fundadores.

“Todo el mundo quiere ir a Cuba a vender algo, pero noso­tros no intentamos hacer eso. Estudiamos el problema y cómo ayudar a Cuba a resolver los problemas que ellos consideran que son los más importantes de resolver”, dijo Clemmons a la agencia AP después de recibir el permiso de la OFAC.

Cleber trajo hasta la pasada Feria Internacional de La Habana un modelo funcional de su Oggún o “tractor caballo de hierro”, un equipo económico pero potente con el que esperan llegar a los pequeños y medianos productores de la Isla.

Clemmons, al pie del Oggún, le explicó entonces a este diario que se trata de una actualización de un modelo del siglo pasado, con el que muchas granjas estadounidenses lograron la transición hacia la producción moderna y que creen sería muy eficiente en las condiciones actuales de la agricultura cubana.

La compañía tiene concepto abierto del sistema de propiedad intelectual y está interesada en la participación de especialistas cubanos en la mejora de su tractor o el diseño de nuevas maquinarias que puedan funcionar con la misma base.

Además piensan publicar todos los planos en Internet para permitir que sus clientes cubanos y de otros lugares puedan reparar los equipos con más facilidad.

Más allá de si un día sea común ver los “caballos de hierro” de Cleber en los campos cubanos, su historia es una prueba del fértil terreno de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba y de los obstáculos que aún impone el bloqueo. (Periódico Granma y Prensa Latina)