Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

El mundo aplasta al bloqueo

Desde 1959 hasta hoy, 11 administraciones han desfilado por la Casa Blanca con un denominador común: derrotar a la Revolución Cubana. Pero al igual que en los tiempos bíblicos, David ha salido vencedor de Goliat, aunque para ello ha tenido que pagar un elevado precio en materiales y vidas humanas

Por abrumadora mayoría y en 24 ocasiones consecutivas los países del mundo, reunidos en Naciones Unidas, volvieron a aplastar las arbitrarias leyes unilaterales del gobierno estadounidense que mantienen a Cuba bajo el bloqueo económico y financiero más largo de la historia.

El apoyo a la resolución "Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos contra Cuba" resultó demoledora, al ser aprobada por 191 naciones y solo dos en contra: Washington y el de su aliado, Israel.

En esta oportunidad el alegato del representante norteamericano en ONU, no fue tan agresivo como en otras ocasiones porque sabía, en primera instancia, que el presidente Barack Obama se había manifestado contra esa ilegal medida, y en segunda porque tras sus espaldas tenía el plenario completo de la Asamblea General.

Se conoce que la última decisión de eliminar el bloqueo está en el Congreso de Estados Unidos, pero el mandatario tiene en sus manos hacer un poco más.

Pese a la decisión del 17 de diciembre de 2014 de iniciar relaciones y la posterior apertura de embajadas en ambos países, los enormes tentáculos del bloqueo contra la Mayor de las Antillas se mantienen y en estos últimos 10 meses, como explicó el ministro cubano Bruno Rodríguez, se han ampliado.

En el sector de la salud han sido muchos los perjuicios. Los hospitales oncológicos cubanos no pueden adquirir el Iridium 192 que se requiere en los equipos brasileños adquiridos por la Isla para el tratamiento del cáncer porque la compañía estadounidense Mallimckrodt se niega a suministrarlo. La empresa brasileña Elekta informó a la contraparte cubana que su similar norteamericana, debido a las reglas del bloqueo, decidió no suministrar dichas fuentes porque el Departamento del Tesoro no le ha otorgado la licencia correspondiente.

Son innumerables los problemas que provocan esas medidas al pueblo cubano. Ahora bien, como explica la resolución presentada, Obama posee varias prerrogativas ejecutivas a su disposición que podrían modificar la implementación de la política de bloqueo contra la nación caribeña, como son:

-- Autorizar el uso del dólar en las transacciones internacionales de Cuba y que éstas se realicen mediante el sistema bancario de Estados Unidos; posibilitar a entidades cubanas (bancos, empresas y otras) abrir cuentas corresponsales en bancos norteamericanos.

-- Instruir a los representantes de Estados Unidos en las instituciones financieras internacionales que no obstaculicen el otorgamiento de créditos u otras facilidades financieras a Cuba; revertir la política de persecución financiera; autorizar que aviones y embarcaciones cubanas transporten viajeros, carga y correo postales entre los dos países; autorizar las exportaciones directas de productos estadounidenses.

--Permitir que la isla antillana importe desde terceros países productos que contengan más de 10 % de componentes norteamericanos; Permitir las importaciones en Estados Unidos de servicios cubanos o productos que constituyen rubros exportables de la economía cubana como el tabaco, el ron, productos biotecnológicos, incluyendo aquellos manufacturados en terceros países que contienen materias primas cubanas como níquel o azúcar.

-- Autorizar a las compañías  norteamericanas a realizar inversiones en Cuba. Eliminar el límite al valor de los productos cubanos que pueden ser importados por los viajeros estadounidenses que visitan la Mayor de las Antillas, para uso personal o como regalos; autorizar a ciudadanos de su país a recibir tratamientos médicos en Cuba, y permitir la concesión de créditos, préstamos y financiamientos en general, para la adquisición de productos en el Mercado de Estados Unidos (con excepción de los agrícolas, que están prohibidos por ley).

Solo hay cuatro aspectos del bloqueo sobre los que el Presidente no puede actuar, pues requieren la acción del Congreso para su eliminación o modificación al estar regulados por leyes.

-- La prohibición a subsidiarias de Estados Unidos en terceros países a comerciar bienes con la Isla (Ley Torricelli); la prohibición de realizar transacciones con propiedades norteamericanas que fueron nacionalizadas en Cuba (Ley Helms/Burton).

-- El impedimento a los ciudadanos estadounidenses de viajar a Cuba con fines turísticos (Ley de Reforma de las Sanciones Comerciales y Ampliación de las Exportaciones de 2000); la obligación a pagar en efectivo y por adelantado por las compras de productos agrícolas por parte de Cuba en Estados Unidos (Ley de Reforma de las Sanciones Comerciales y Ampliación de las exportaciones de 2000).

Que nadie lo dude: el bloqueo económico, comercial y financiero, impuesto por el Gobierno de Estados Unidos contra Cuba, continúa siendo el principal obstáculo a su desarrollo económico y social, viola el Derecho Internacional y es contrario a los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas, a más de constituir una trasgresión al derecho a la paz, el desarrollo y la seguridad de un Estado soberano, amén de violar los derechos de muchos otros por su carácter extraterritorial.

La aprobación de la 24 resolución contra el bloqueo, presentada por Cuba, ha demostrado nuevamente que Estados Unidos ha quedado otra vez solo en este mundo que ya dejó de ser unipolar.