Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Intercambian expertos en La Habana sobre seguridad de actividad petrolera

El Simposio Internacional Mares Seguros, Mares Limpios permitió identificar áreas de interés para la cooperación bilateral o multilateral entre especialistas y ejecutivos de empresas petroleras y de servicios

Representantes de 13 países examinaron en el Simposio Internacional Mares Seguros, Mares Limpios, las políticas, procedimientos y tecnologías vigentes, en función de la seguridad de las operaciones petroleras en aguas profundas.

El ingeniero Roberto Suárez, director adjunto de la Unión Cuba-Petróleo (Cupet), señaló que los asistentes al evento, que sesionó la semana última en el hotel Meliá Cohiba, en La Habana, se propusieron intercambiar experiencias y analizar los sistemas que existen hoy referentes a la regulación de la actividad petrolera mar afuera, con un enfoque esencial en la protección del medio ambiente.

Destacó que la cita permitió identificar áreas de interés para la cooperación bilateral o multilateral entre especialistas y ejecutivos de empresas petroleras y de servicios, institutos de investigación, universidades y agencias reguladoras provenientes de Estados Unidos, Canadá, China, Rusia, Venezuela, Vietnam, Brasil y Jamaica, entre otras.

"Somos varios estados que compartimos un área común en el Golfo de México y en el mar Caribe, de ahí que es imprescindible que utilicemos los mismos estándares de protección, seguimiento, mitigación y preparación para eventuales accidentes o derrames de petróleo en las aguas comunes", aseveró el experto.

De acuerdo con Suárez, las delegaciones de Cuba y Estados Unidos están identificando las áreas que le son afines a ambos países en esta materia.

Los debates en el encuentro incluyeron desde la actividad ambiental, científica y las tecnologías, hasta la temática legal y las oportunidades de desarrollo de la industria petrolera en el sector cubano del Golfo de México.

El programa incluyó conferencias, presentaciones y foros sobre tecnologías petroleras, legislación, protección del medio ambiente, preparación del capital humano y los procedimientos de mitigación y lucha contra desastres asociados a la actividad petrolera.

También fueron abordadas las regulaciones y tecnologías para la prevención y respuesta a los derrames de petróleo, a partir de las operaciones en el Golfo de México y el Mar Caribe.

Cuba, calificada seguridad en sector petrolero

Las exigencias de seguridad en la nación caribeña para la actividad petrolera en aguas profundas son similares a las normas europeas más avanzadas, apuntó el ingeniero Raúl Rubén Costa, jefe de la Sección de Reducción de Desastres Naturales y Tecnológicos del Estado Mayor de la Defensa Civil cubana.

Según el especialista, el Plan Nacional de Prevención y Respuesta a Derrames Petroleros está implementado desde el comienzo de la industria petrolera en el país, en la década del 70 del siglo pasado.

Costa agregó que esa estrategia se actualiza periódicamente, y desde 2004 existe también un plan nacional de respuesta en aguas profundas.

"Cada vez que una compañía operadora perfora un pozo en aguas cubanas, dentro de la estrategia de exploración del país se actualizan esos planes", precisó.

La política nacional es proteger el medio ambiente y los recursos económicos de la Isla, y en ese sentido se toman las medidas para, si ocurriera un accidente, de conjunto con las compañías de perforación, adoptar las acciones que eviten que un derrame de hidrocarburo se convierta en desastre.

"Ello incluye -dijo- la capacitación del personal. Actualmente hay 18 municipios costeros en la región central y occidental del archipiélago cubano preparados para dar respuesta a derrames de hidrocarburos".

Asimismo, más de 3 000 personas fueron entrenadas en la limpieza que se realiza en la línea de costa, las playas, entradas de bahías y ensenadas, además de  disponer de sus medios de protección y de atención médica.

"Cuba -sostuvo Costa- tiene capacidad para enfrentar un derrame de hasta nivel dos, que representan alrededor de 200 toneladas de petróleo.

"Ningún país del planeta, incluyendo a Estados Unidos, puede enfrentar solo un desastre de nivel tres. A partir de ese rango, la cooperación internacional se hace necesaria", acotó.

En la jornada final del simposio, Ulises Fernández, funcionario del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, se refirió a la evolución de las relaciones Cuba-Estados Unidos en la cooperación ambiental y ecológica en casos de derrames de petróleo en el mar.

Puntualizó que los contactos mantenidos con agencias norteamericanas basados en la profesionalidad y el más absoluto respeto mutuo, abren nuevas perspectivas de intercambio en un tema de vital significación para ambos países.