Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Buen ritmo en cosecha tabacalera pinareña

Vueltabajo transita por el sendero de la recuperación tabacalera y esta contienda  apunta a ello por los rendimientos por área y la calidad de capas, capotes y otras hojas que se estiman

Óptima en calidad y en rendimientos por áreas califican  en Pinar del Río la campaña tabacalera 2014- 2015, en la que la producción impone retos diarios a los cosecheros y durante la cual se plantaron más de 16 000 hectáreas, 1 400 más en relación con la precedente.

Ello ha permitido recolectar, hasta la fecha, unos 14 millones de cujes de la aromática hoja, de los 26 millones previstos y son satisfactorios los indicadores técnico-económicos, así como se prevén halagüeños resultados en la recolección  de la hoja de semilla para la cigarrería.

Pese al pico de cosecha se garantiza la fuerza de trabajo. Diversas son las estrategias en ejecución, que van desde los trabajadores habituales de la agricultura, la movilización de estudiantes y trabajos voluntarios convocados por diversas entidades estatales con el fin de evitar que no se pierda una sola hoja de la solanácea.

Asimismo, es muy favorable la situación fitosanitaria de las áreas plantadas y pendientes de recolección, en lo cual han incidido tanto las condiciones climatológicas imperantes en el territorio como la estricta vigilancia de los  cosecheros, quienes acumulan sobrada experiencia en estos quehaceres agrícolas.

Sin equivocación, Vueltabajo transita por el sendero de la recuperación tabacalera y esta contienda  apunta a ello por los rendimientos por área y la calidad de capas, capotes y otras hojas que se estiman.

Además de las favorables condiciones climatológicas, influye  el buen abastecimiento de los recursos materiales imprescindibles, desde los forestales hasta motores de riego, electrificación de estaciones de bombeo, mejoramiento de los suelos y de la infraestructura al concebirse  importantes planes de construcción de nuevos aposentos y reparación de otros.

Especialistas de la rama confirmaron que el proceso de secado es satisfactorio ante las condiciones imperantes en el territorio.

La provincia más occidental del país aporta al torcido nacional alrededor de 50 % de las capas y la totalidad de los capotes y  en correspondencia con la demanda del habano cubano en el mercado internacional, los cosecheros de la Isla extreman las atenciones en el cultivo, con el propósito de de garantizar materia prima de máxima calidad a la industria.