Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Ciencia y técnica al servicio del productor

El Instituto de Investigaciones en Pastos y Forrajes es una de las entidades rectoras en la difusión de métodos para el control integral de plantas invasoras que dañan el entorno ganadero

En un ámbito mucho marcado por los desajustes estructurales en el sector,  la ganadería en Cuba va mostrando pausados signos de recuperación, aunque todavía  falta mucho por rescatar este renglón que brilló en la década del 80 y que mucho significa en el desarrollo equilibrado de la economía.

En ese sentido, el Instituto de Investigaciones en Pastos y Forrajes (IIPF), subordinado al Ministerio de la Agricultura (Minag), tiene la misión de investigar y crear toda la base material para contribuir con la profundización científica en la esfera de los pastos y los forrajes para la alimentación del ganado, una arista que ocasiona el mayor porcentaje de muertes de animales a nivel de país.

Con más de cuatro décadas de experiencia el IIPF es una de las entidades rectoras en la difusión de métodos para el control integral de plantas invasoras que dañan el entorno ganadero, y sugiere alternativas tecnológicas para el empleo de las leguminosas en la producción animal; así lo refirió la ingeniera Jahel Echeverría, directora de Ciencias de la institución, quién además insistió en la disposición de sus investigadores y especialistas en solucionar los problemas más acuciantes que perjudican a los productores de la Isla, en esencial referidos a la nutrición del ganado y su adecuado manejo.

Las estaciones experimentales en varias provincias como Villa Clara, Sancti Spíritus, Camagüey y Las Tunas, así como los dos grupos de difusión tecnológica en Holguín y Guantánamo, tienen la misión de brindarle al productor, en caso de que lo solicite, todo el apoyo científico y técnico en materia ganadera.

A la vez, se le garantiza -a partir de un dictamen previo de sus especialistas- una adecuada capacitación en materia nutricional, lo cual permite contribuir a la sostenibilidad de la producción ganadera solucionando los problemas alimentarios mediante el desarrollo de los pastos y forrajes en cada área. 

Epicentro del desarrollo sostenible

 Reconocido nacional e internacionalmente, por sus aportes al desarrollo de las cadenas productivas vinculadas a la producción de leche y carne, el IIPF se ha convertido, en  el Minag, en una de sus instituciones que más laboran en pos del desarrollo agroecológico.

Constituye, además, la entidad gestionadora del Programa Nacional de Ciencia y Técnica para la producción de alimento animal enarbolando este principio en más de 39 proyectos multidisciplinarios e interinstitucionales, representados por diferentes organismos y entidades de ciencia.

Entre sus tareas de investigación sobresalen la evaluación de variedades importadas y nacionales (prospectos); las tecnologías para la siembra, el establecimiento y las labores agrotécnicas; así como el cultivo y fertilización orgánica e inorgánica.

Igualmente se destacan el manejo integrado de plagas y enfermedades; la conservación y almacenamiento de alimentos: heno, ensilado, deshidratado y molido (harina de hojas), peletizado e incluido en piensos; el valor nutritivo para vacunos, porcinos, ovinos, caprinos, conejos y aves de corral (gallinas, pollos de ceba, patos); y las evaluaciones de alimentación controlada y en pruebas de campo con las diferentes formas de suministro.

A partir de lo anterior, tienen valiosos resultados en numerosos frentes estratégicos. La regionalización de pastos y forrajes y ecosistemas ganaderos en Cuba, así como la transferencia de tecnologías para la producción de semillas de gramíneas y leguminosas forrajeras, validadas en áreas comerciales, figuran entre los logros científicos más relevantes del instituto.

Asimismo, han desarrollado métodos para el control integral de plantas invasoras indeseables en áreas ganaderas, principalmente el aroma y el marabú, cuentan con alternativas tecnológicas para el empleo de las leguminosas en la producción animal; desarrollaron un procedimiento para estimar la carga adecuada en unidades y fincas ganaderas y poseen además numerosos sistemas diversificados, integrados y autosuficientes.

Sin dudas, la labor del Instituto repercute en la planeación estratégica del sector ganadero en la Isla, máxime cuando este reordenamiento exige disciplina y adecuado manejo, pero sobre todo conocimiento, no solo de la tecnología de avanzada, sino de los procedimientos de cría que tanto afectan a los productores cubanos.