Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Prepara nuevas vitolas de serie Partagás

Con una capacidad industrial de más de 160 millones de tabacos anuales, la entidad ha cumplido hasta el cierre de mayo su plan de exportaciones en 42 %

Con un portafolio que recoge 10 marcas y 52 referencias, la empresa de capital mixto Internacional Cubana de Tabacos, formada entre el grupo estatal Tabacuba del Ministerio de la Agricultura y la Imperial Tobacco Group (ITG), se destaca en lo que va de año por el acelerado ritmo de sus producciones que le han permitido consumar sus planes de exportación, así lo refirió a Opciones el presidente de ICT Miguel Vladimir Rodríguez González, quien además indicó que su compañía se prepara para lanzar este año nuevas vitolas de la serie Partagás.

Desde sus primeras producciones en febrero de 2001 hasta mayo de 2014 esta entidad del sector tabacalero ha producido y vendido 1 298 676 395 millones  de unidades físicas por valor de más de 225 millones de USD, los cuales han significado un ritmo de crecimiento de más de 15 % anual. Reconocida como la única de su tipo en Cuba que fabrica y comercializa todo el tabaco cubano hecho a máquina 100 % natural, ICT está certificada con la norma de calidad mundial ISO 9001y la NC-ISO 9001, avaladas por la oficina Nacional de Normalización y el Buró Veritas Quality Internacional, que han posibilitado que sus productos lleguen hoy a todo el mundo mediante la empresa comercializadora Promocigar S.L radicada en Madrid.

Sus excelentes mini puritos, denominación a unidades de pequeño formato con peso inferior a los tres gramos, abarcan un sinnúmero de referencias, bajo las marcas Cohíba, Montecristo, Romeo y Julieta, Partagás, Punch, Quintero, José L. Piedra y otras que se introdujeron posteriormente, mayores de tres gramos, como Guantanamera, Belinda y Troya; producciones que gozan de muy buena aceptación en España, Francia, Alemania, Inglaterra, Suiza, Grecia, Canadá, Argentina, Venezuela, México, Colombia, Chile y algunas regiones de África y Medio Oriente.

En un diálogo con la prensa nacional Miguel Vladimir Rodríguez comentó el reto continuo de mantener satisfechos a los fumadores que prefieren el tabaco cubano, es por ello que la inclusión el último año de dos nuevas presentaciones dentro de su cartera comercial, el Cohíba White y el Partagás Serie, constituye una política constante de extensión de gama y lanzamiento de nuevos productos más cercanos a la demanda internacional.

Cohíba White resultó una línea más suave, dedicada a satisfacer el gusto de aquellos que se inclinan por las ligadas muy ligeras y salió al mercado en los formatos Mini y Club con referencias de 10 y 20 respectivamente, además con la particularidad de mantener el mismo precio que el Cohiba tradicional.

El Partagás Serie también mantiene la fórmula original del Partagás tradicional, pero se presenta con una nueva imagen en negro y rojo que lo hace más llamativo para los clientes y también en los formatos Mini y Club con las mismas referencias que el Cohiba White.

El directivo señaló que al cierre del pasado año se produjeron 153,7 millones de unidades, de las cuales se vendieron con destino a las exportaciones 134,9 millones, incrementando el plan de ventas internacional en 8,7 % con respecto a similar periodo de 2012.

 En cuanto al mercado interno en divisas fueron facturadas 9 286,4 unidades, creciéndose en un 17,7 %, lo que devela la preferencia que van adquiriendo estos productos entre los consumidores del patio y los turistas que cada año llegan a la Isla.

Para este año está previsto producir cerca de 150 millones de tabaco, de los cuales 140 serán destinados a las exportaciones y el resto al mercado interno. Al cierre de mayo las ventas alcanzan la cifra de 64,7 millones y ya se han reportado ingresos de más de 10 millones de dólares.

Internacional Cubana de Tabacos cuenta con un plan de desarrollo estratégico hasta el año 2020 que prevé producir y comercializar 200 millones de tabacos, mediante un fuerte proceso inversionista, ejecutado en varias etapas, para ampliar capacidades productivas y modernizar su proceso, tanto en la producción como en el envasado; aunque ya hace más de seis años la empresa acometió uno similar dirigido a la reconversión de máquinas ligadoras de tabaco: un sistema moderno y eficiente que incrementa sensiblemente la productividad de las máquinas y humaniza el trabajo de los operarios.