Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Integración, mejor mecanismo para el desarrollo

El magno evento, que reunió a la casi todalidad de los 33 jefes de Estado y de Gobierno que integran el organismo regional (sin la participación de Estados Unidos y Canadá) sesionó los días 25 y 26 a nivel de expertos

La unidad para encontrar las soluciones a los desafíos que tienen América Latina y el Caribe resultó uno de los mayores logros de la recién finalizada II Cumbre de la Celac.

En un ambiente de extrema distensión y  armonía transcurrieron las  reuniones de los coordinadores nacionales, de los cancilleres y de los Jefes de Estado y de Gobierno, durante los cinco días en los que analizaron, intercambiaron y aprobaron los documentos presentados a la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac).

El magno evento, que reunió a la casi todalidad de los 33 jefes de Estado y de Gobierno que integran el organismo regional (sin la participación de Estados Unidos y Canadá) sesionó los días 25 y 26 a nivel de expertos; el 27 los cancilleres y 28 y 29 los jefes de las delegaciones.

A continuación, un resumen de algunas de las declaraciones de los mandatarios que participaron en ese ya histórico evento.

Articular cooperación dentro de Celac

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, exhortó a los países miembros a asumir el desafío de construir y articular acciones concretas de cooperación para el desarrollo regional. Subrayó que hasta hace cinco años los jefes de Estado y de Gobierno de América Latina y el Caribe nunca se habían reunido de forma exclusiva, sin Estados Unidos y Canadá, de ahí que este sea el ámbito propicio para potenciar la unidad y la integración.

"Necesitamos mostrar disposición para integrar cada vez más nuestros mercados y crear mutuas inversiones entre nuestros países", manifestó la mandataria al valorar la Celac como un fabuloso instrumento de integración.

"En estos cinco años, agregó, avanzamos a pasos firmes en consensos regionales, que son necesarios. Somos una región de extraordinaria variedad étnica, política y geográfica, debemos abogar por un diálogo respetuoso".

Para la jefa de Estado es imprescindible rescatar el horizonte a mediano y largo plazos para estimular el crecimiento de la economía, la creación de empleos y la reducción de las desigualdades sociales.

Estamos juntos en el combate a la pobreza, por el desarrollo, en la búsqueda de prosperidad, reconoció al asegurar que "en el fondo la Celac hace al Caribe más latinoamericano y a América Latina más caribeña".

Añadió que esta región tiene aún mucho que hacer en materia de inclusión social y reducción de las desigualdades, "pero eso será posible cuando logremos dar pasos firmes", acotó.

Igualmente, resaltó la capacidad de esa comunidad creada en 2011 para sostener diálogos con el resto del mundo, como en años recientes se estrecharon las relaciones con la Unión Europea, Rusia, China, el Consejo de Cooperación del Golfo (Pérsico) y otros bloques.

Histórica II Cumbre en Cuba

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, consideró de histórica la celebración de la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Cari-beños (Celac).

La mandataria aseguró que hace una década habría sido una utopía vaticinar que todos los países del hemisferio (excepto Estados Unidos y Canadá) estarían en La Habana promoviendo la integración.

Eso, apuntó, no se logró ni siquiera en las luchas de independencia.

Dijo que a pesar de las diferencias entre las naciones integrantes de Celac, resulta un hecho sin precedentes que esta reunión tuviera lugar en Cuba, "que no es cualquier cosa".

Aseveró que la integración latinoamericana y caribeña tendrá que concretarse necesariamente, pues el mundo marcha hacia la conformación de bloques.

"Nuestra región es particularmente favorecida por sus recursos naturales, agua, petróleo, gas, capacidad en producción alimentaria",  subrayó.

Pero a continuación acotó que junto a ello subyace el flagelo de la desigualdad y la injusticia, la brecha entre los que más tienen y los más desfavorecidos.

"En eso nuestro continente es el más injusto", sentenció.

Opinó que el principal desafío de la Celac es construir una agenda que deje a un lado la burocracia, "que no nos convierta en un organismo multilateral de los tantos con declaraciones incumplidas".

Cristina Fernández agradeció el apoyo de la región a la reivindicación soberana de su país sobre las Islas Malvinas y reiteró su oferta al Reino Unido de solucionar ese problema colonial en la mesa de negociaciones.

Cooperación para erradicar males en la región

La primera ministra de Jamaica, Portia Simpson, destacó la transferencia de experiencia, tecnologías y de planes de desarrollo como una vía esencial para erradicar la pobreza, el hambre y la desigualdad en Latinoamérica y el Caribe.

Señaló a Petrocaribe como el proyecto insigne de la región que aporta al desarrollo.

"Petrocaribe es un excelente ejemplo en el que la voluntad nos puede ayudar a fomentar el de-sarrollo y acabar con la pobreza", expresó la mandataria.

El Caribe, destacó, está convocado a la integración, aunque es preciso acelerar este proceso y ampliar la interconectividad entre todos los países. Portia mencionó a Cuba como el principal país que aporta a la formación de las capacidades para el avance en la zona.

Tenemos la sabiduría colectiva para superar el hambre, la pobreza y la desigualdad, apuntó y consideró que no se debe menospreciar el potencial de la región con un producto interno bruto de unos 6 000 millones de dólares, lo cual debe ser oportunidad de inversión para asegurar nuestras economías.

Celebró la labor de Cuba en la presidencia pro témpore y expresó su confianza en que Costa Rica trabajará para aumentar la visibilidad de la Celac.

Fortalecer a nuestros pueblos

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, consideró que con la Celac se fortalece la voluntad de los pueblos del área por lograr una vida digna. Apuntó que esa voluntad explica este encuentro de los estados miembros más allá de las ideologías e intereses particulares, "trabajando bajo los principios de la unidad en la diversidad y la enorme responsabilidad que tenemos en cuidarla".

Señaló que la Celac conformó un plan de acción que pone énfasis en la seguridad alimentaria, la nutrición y la erradicación del hambre y la pobreza.

Ortega enfatizó que no basta exponer y analizar lo que acontece en el mundo desigual sometido a la tiranía del capitalismo y sus reglas, sino que es importante "integrarnos como lo estamos haciendo y trabajar acciones concretas en dependencia de nuestras posibilidades".

La integración nos permitirá romper, de forma gradual, con asimetrías de la región y así convertirnos en zona económica y política que tenga su propio peso y nos dé una mejor posición para batallar frente a otros bloques económicos del mundo y que tienden a ampliarse e imponer reglas, opinó.

El mandatario resaltó el papel de la Alianza Bolivariana para los pueblos de nuestra América y de Petrocaribe como mecanismos que crean asociaciones basadas en la solidaridad, la cooperación y teniendo en cuenta las asimetrías entre los países.

Aplicar políticas para el desarrollo

Juan Manuel Santos, presidente de Colombia, se declaró más optimista que hace un año en el éxito del diálogo de paz con la insurgencia, y agradeció el apoyo de Cuba y otros países de la región.

Santos celebró la declaración de América Latina y el Caribe como zona de paz, adoptada por los jefes de Estado y de Gobierno de la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), y relacionó esa iniciativa con las negociaciones en su país.

Agradeció de modo muy especial el apoyo de todos los Gobiernos y países al proceso de paz en Colombia y, en particular, a Cuba, "que nos está ayudando, y de qué manera, sirviendo como anfitrión en ese proceso."

En otra parte de su discurso en el salón plenario de Pabexpo, en la capital cubana, el jefe de Estado también se pronunció por políticas más efectivas e integrales para combatir el narcotráfico, erradicar la pobreza y reducir desigualdades sociales.

Reconoció que todavía hay muchísimo camino por recorrer en ese sentido, pero si los Estados unen esfuerzos, serán más exitosos, aplicando políticas que estimulen el crecimiento económico, previo impulso y fomento de las inversiones.

Intercambios francos

El primer ministro de Santa Lucía, Kenny Anthony, sugirió a los líderes de América Latina y el Caribe, sostener diálogos concretos  para alcanzar la verdadera integración regional. Las conversaciones pueden ser fuertes y agudas en términos, pero se pueden alcanzar intercambios francos para solucionar nuestros propios problemas y no dejárselos a otros, dijo el gobernante.

Anthony llamó la atención sobre los desastres naturales que golpearon a tres países del Caribe Oriental a finales de diciembre último con saldo de más de 20 muertos e importantes pérdidas materiales y daños a infraestructuras. Sobre ese tema, instó a la solidaridad y resaltó la hospitalidad brindada por los gobiernos de Cuba y Venezuela en todo momento.

En lo concerniente a la pobreza, un tema altamente debatido en esta cita, recordó que hace 15 años Santa Lucía avanzó en la lucha contra ese flagelo. Sin embargo, alertó que desde hace un quinquenio ha resurgido la pobreza en el Caribe Oriental -a juicio de Anthony- por cambios en el régimen comercial y la crisis financiera global, entre otras razones.

Papel contra la pobreza

Freundel Stuart, primer ministro de Barbados, destacó la importancia de la Comunidad para conducir la lucha contra la pobreza, el hambre y la de-sigualdad. Recalcó la necesidad de dar cumplimiento a un "ambicioso plan de acción" que otorga prioridad al de-sarrollo de políticas sociales para lograr la seguridad alimentaria y la erradicación de la pobreza.

Stuart dijo que para ello resulta imprescindible la comunicación en-tre los países y, en consecuencia, el fortalecimiento de la Celac, un organismo impulsado por el fallecido líder venezolano Hugo Chávez.

Aseguró que su país se empeña actualmente en la construcción de un marco de programas sociales para enfrentar la pobreza, la indigencia y la desigualdad a partir de los datos obtenidos en un reciente estudio nacional (10,2 % de hogares vulnerables y un índice de desigualdad o coeficiente Gini de 0,47).

Juntar voluntades

El presidente de Uruguay, José Mujica, reclamó a sus homólogos de la región mayor responsabilidad planetaria como vía para juntar fuerzas y poder encarar los grandes desafíos y problemas del mundo.

"¿Qué país tiene fuerza por sí solo para enfrentar la fenomenal obra de reforestación que hay que hacer en este planeta, qué país puede inventar un mar Caspio en medio del Sahara?", preguntó el mandatario al hablar ante el plenario de la II cumbre de la Celac.

Mujica exhortó a los gobernantes presentes en la cita a gritarle fuerte al mundo sobre la responsabilidad conjunta que hay con la vida.

"Tenemos que integrarnos por nuestro propio desarrollo, pero el desarrollo no es solo sumar riquezas y aumentar consumo, es la lucha por la felicidad humana", recalcó para luego enfatizar que hay una responsabilidad con el mundo entero.

Pasar del pensamiento a la acción

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, propuso establecer un método de trabajo y una agenda presidencial permanentes para lograr un funcionamiento más eficiente y dinámico de la Comunidad.

"Llegó el momento de dar un salto en la dinamización y fortalecimiento de la Celac", expresó.

Hemos acumulado un patrimonio fundamental y común, ahora se trata de pasar de la idea a la acción, significó el mandatario. Añadió que llegó el momento de convertir al organismo en un nuevo modelo"con eficacia política de integración, unión y acción.

Maduro reiteró el agradecimiento al Gobierno y pueblo de Cuba por tanta solidaridad y a todos los miembros de la Celac por los reconocimientos hechos al líder de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez, por su contribución a la unidad e integración de América Latina.

Latinoamérica renace

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, afirmó que Latinoamérica y el Caribe experimentan un renacimiento y abogó por acelerar el proceso de integración regional.

Dejamos de ser el continente de la larga espera, llegó la hora de recuperar el tiempo perdido y reencontrarnos con nuestro propio destino", expresó Piñera. En su opinión, este proceso no solo debe incluir la economía y las finanzas, sino la energía, la cultura, la educación y a la sociedad en su conjunto.

Fortalecer la unidad

Es de suma importancia fortacer nuestra unidad, afirmó  el presidente de Guyana, Donald Ramotar, en su intervención, a la par que ponderó al líder histórico de la Revolu-ción cubana, Fidel Castro, al expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva y al fallecido mandatario venezolano Hugo Chávez, por su encomiable labor para la unión de la región.

Elogió al Gobierno y pueblo cubanos por haber construido una sociedad basada en la amistad y la solidaridad, no solo con América Latina y el Caribe sino con el resto de las naciones. Para Ramotar, resulta de vital importancia mantener la unidad y maximizar los recursos de la región ante el amenazante desarrollo de los mega bloques económicos en el mundo.

Al comentar sobre los aspectos abordados en esta reunión, el gobernante guyanés reflexionó sobre la pobreza, la desigualdad y el hambre.

Eliminar las desigualdades e injusticias

El presidente ecuatoriano Rafael Correa llamó a eliminar las desigualdades y las injusticias para contar con una paz real en América Latina y el Caribe. El concepto de paz va más allá de la ausencia de guerra, dijo al recordar que la región, aún sin guerra, vive de manera permanente en un clima de violencia.

El mandatario sostuvo que la extrema desigualdad, la insultante opulencia al lado de la más intolerable miseria, son balas cotidianas contra los más pobres.

Exhortó a desterrar para siempre la amenaza  y el uso de la fuerza, y al estricto cumplimiento de la obligación de no intervenir, directa o indirectamente, en los asuntos internos de cualquier otro Estado.

También instó a observar los principios de soberanía nacional, la igualdad de derechos y la libre determinación y a fomentar relaciones de amistad y cooperación, independientemente de las diferencias entre los sistemas políticos, económicos y sociales o niveles de desarrollo.

Un escenario propicio para combatir la pobreza

El presidente de Haití, Michel Martelly, aseguró que la Comuni-dad resulta un escenario propicio para combatir la pobreza, la de-sigualdad y el analfabetismo.

Martelly informó que su gobierno realiza ingentes esfuerzos para la recuperación del país, devastado por un terremoto el 12 de enero de 2010, que provocó miles de víctimas.

Añadió que esa recuperación pasa por el fomento de la agricultura, que muestra signos de un mejor desenvolvimiento gracias a las acciones gubernamentales y la cooperación internacional. El presidente haitiano consideró como positiva la reanudación del diálogo con República Dominicana. La declaración conjunta entre ambos gobiernos es un paso en buena dirección, enfatizó el mandatario.

Defender el  crecimiento incluyente

Existe un crecimiento incluyente para la Celac, significó el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto. America latina y el Caribe crece más que otras regiones del mundo, pero también es cierto que enfrentamos retos de pobreza, hambre y desigualdad, señaló.

Debemos promover una agenda de crecimiento incluyente, exhortó el gobernante mexicano, quien explicó acciones de su gobierno dirigidas a promover el crecimiento económico y el desarrollo social.

Señaló el programa Cruzada Nacional Contra el Hambre, destinado a atender una población de siete millones de ciudadanos en extrema pobreza y recalcó que hoy en día tres millones tienen acceso a una mejor alimentación gracias a distintas acciones gubernamentales.

Se pronunció por cambios estructurales con el fin de acelerar la dinámica económica, cual paso necesario para un desarrollo más incluyente de la sociedad mexicana. En el plano continental dijo que el bloque reunido en esta capital debe priorizar los esfuerzos para elevar la productividad y ser más competitivo.

Nos ha tomado décadas llegar a este espacio de encuentro de 33 países de Latinoamerica y el Caribe. Debemos procurar que en este espacio de diálogo político y de respeto a las diferencias, estemos en aptitud de ser proactivos y construir mayor desarrollo para la región.